Argentina busca recuperar el control de sus recursos naturales

Repsol YPF es la empresa extranjera que más ha invertido en Argentina. Sin embargo, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner está dispuesto a recuperar el control de lo que es suyo (de sus recursos naturales, petrolíferos en este caso), aunque para ello tenga que dar la espalda a una de las pocas empresas que no se marcharon del país cuando Argentina entró en bancarrota allá por el 2001.

Aunque llevo varias semanas escribiendo sobre este asunto, la nueva noticia que me trae hoy aquí está más relacionada con el trasfondo de la cuestión que con la operación en sí. Los rumores sobre la nacionalización de Repsol YPF, por parte del gobierno argentino de Cristina Fernández de Kirchner, se han venido forjando en los últimos meses. En un principio fueron las provincias de Chubut y Santa Cruz las que retiraron la explotación de petróleo a la compañía española. Poco después se sumó la provincia de Salta, cuyo gobernador, Juan Manuel Urtubey, alegaba la escasa inversión que realiza Repsol YPF en el territorio donde trabaja. Ahora, la cosa parece más clara, ya que han aparecido varios borradores, eso sí, sin sello oficial de ningún ministerio, en los que se deja entrever una nacionalización de la empresa española.

Pozo de extracción de petróleo en Santa Cruz (Argentina)

Ante los rumores de la operación, el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, ha llamado insistentemente a la Casa Rosada para pedir explicaciones. No ha obtenido respuesta, pues parece que todavía no hay nada concreto. El pasado le inquieta a Brufau, que ve cómo la mayor empresa española podría entrar en un preocupante declive si la nacionalización se concreta. En España no están para echar cohetes y el conflicto diplomático, a la vuelta de la esquina, puede dejar más mermado aún al gobierno de Mariano Rajoy. No obstante, la lucha de los países iberoamericanos por tener el control de sus recursos naturales no es nuevo ni exclusivo de Argentina. Otras naciones, como Bolivia, Venezuela o Brasil, ya vencieron anteriormente al feroz neocolonialismo.

Las multinacionales españolas que operan en Iberoamérica no acaban de aceptar su declive. Los directivos de las empresas españolas ubicadas en Buenos Aires, que suponen un 20% del Producto Interior Bruto (PIB), recuerdan que ellos no se marcharon cuando Argentina estaba en bancarrota allá por 2001. Ahora, por el contrario, temen que el caso de Repsol YPF sea el primer paso para desmantelar cualquier negocio español en suelo argentino. Y es que, según su opinión, la crisis económica que sufre España y la desconfianza de los inversores asociada a ésta están determinando el futuro de las compañías multinacionales. En este contexto, Repsol YPF, respaldado por el gobierno de España, tiene previsto movilizar a sus principales aliados (Estados Unidos, la Unión Europea y el G-20) para frenar el proceso de nacionalización. Lo que no se dan cuenta es que si una economía no convence, lo más normal es que sus ramificaciones en el exterior se resientan.

Foto: nestorgalina

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...