Alemania logró el equilibrio presupuestario pleno en 2014

El Gobierno de coalición presidido por Angela Merkel alcanza el déficit cero un año antes de lo previsto, consiguiendo el primer superávit en cuarenta y cinco años.

merkel

Entre los muchos tecnicismos del argot económico que los españoles desconocíamos hace siete años pero que ahora manejamos con una soltura pasmosa destaca especialmente el concepto de déficit público. Este término hace referencia al desfase entre los gastos y los ingresos en un año, generalmente en el marco de los presupuestos generales del Estado. Dicho de otro modo, unos ingresos por valor de 100.000 millones y unos gastos que alcanzan los 120.000 arrojan un déficit del 20% (20.000 millones). Fácil de explicar, difícil de solucionar.

A pesar de la desaceleración de su economía y de los discretos resultados de sus exportaciones, Alemania consiguió el pasado año el ansiado déficit cero. El Gobierno de coalición entre demócrata-cristianos y socialdemócratas liderado por Angela Merkel cumple así con su compromiso de dejar el déficit en el 0%, esto es, conseguir el pleno equilibrio presupuestario, un año antes de lo previsto. Lo hace además en un contexto europeo en el que muchos países tendrán verdaderos problemas para dejar sus déficits en niveles considerablemente más elevados, caso de Italia o Francia.

El éxito mayúsculo de Wolfgang Schäuble permitió a Alemania no contraer nuevas deudas en 2014, algo que no ocurría desde 1969, cuando también era un democristiano (Franz Josef Strauss) quien estaba al frente del ministerio de Finanzas. Visto con perspectiva, la consecución del déficit cero supone un reconocimiento a todos los responsables políticos alemanes que fijaron en sus agendas dicha meta. Ahí entrarían también los ministros socialdemócratas de Gerhard Schöder, que tuvieron que afrontar una dura crisis económica a comienzos del s. XXI.

En un primer momento, se preveía un déficit mínimo de 6500 millones de euros. Sin embargo, los ingresos fiscales han sido mejores de lo esperado (2900 millones de euros más de lo presupuestado inicialmente) al tiempo que el gasto se contuvo ligeramente (unos mil millones menos) y las centrales nucleares abonaron 2500 millones más por un nuevo impuesto al sector. A pesar de ello, Schäuble ya había reducido en 300 000 millones de euros el gasto público en los presupuestos generales.

Vía: elEconomista

Foto: Glyn Lowe Photoworks, 1 Million Views Thanks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...