Alemania intensifica su presión para limitar las compras del BCE

El Gobierno de Angela Merkel considera que excederse en la compra de bonos podría constituir un ejemplo poco edificante para corregir los desequilibrios presupuestarios.

merkel

Por primera vez en mucho tiempo parece que las palabras de Mario Draghi no se van a quedar solo en eso, en palabras, sino que van a tener una traducción práctica de manera inminente. Lo que está sobre la mesa es la posibilidad, ahora más bien la proximidad, de efectuar una compra de bonos de deuda pública a cargo del Banco Central Europeo (BCE). Como ya tuvimos ocasión de comentar en Empresayeconomia.es, dichas compras tendrían un carácter selectivo y se dejarían fuera los bonos especulativos.

No obstante, ni siquiera con esos parámetros ha conseguido el banquero italiano persuadir a las autoridades alemanas para que acepten, siguiera tácitamente, la hoja de ruta de la institución. Alemania entiende que una compra masiva de bonos supondría un mensaje poco edificante para la zona euro, ya que se interpretaría como que los errores de gestión de determinados gobiernos son asumidos por el BCE. O, dicho de otro modo, que la deuda generada por las administraciones menos responsables será mutualizada entre todos los miembros del cada vez menos selecto club del euro.

Con todo, en Berlín han decidido adoptar una postura pragmática y no exigen la paralización del programa sino su reducción. Los temores de la canciller Angela Merkel parecen más que fundados, ya que una excesiva alegría en las compras daría rienda suelta a países como España o Italia para seguir endeudándose con cargo a los contribuyentes europeos. Cabe destacar que la autoridad alemana se ha visto reforzada tras conocer que cerró 2014 con un superávit del 0,01%, esto es, con el ansiado déficit cero.

Frente a esta realidad, los déficits de la mayoría de países interesados en que el BCE se haga cargo de sus bonos se mueven en niveles considerablemente elevados. España, cuyo dato definitivo todavía se desconocen, contará, en el mejor de los casos, con un déficit del 6% (el objetivo es del 5,8%). La lenta corrección de esta variable macroeconómica tan importante es lo que hace pensar a Alemania que la acción del BCE desincentivará todavía más su reducción.

Vía: Libre Mercado

Foto: www.GlynLowe.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...