¿Estamos acabando con un posible crecimiento económico?

Si bien es innegable que la crisis fue causada por el sector financiero, sería absurdo considerar que otros factores no han jugado, incluido el nivel de las autoridades de control del Estado y los organismos responsables de la política monetaria y los impuestos.

Estos tres días han visto un verdadero carrusel de los representantes del Banco Internacional de Pagos (Banco de los bancos centrales), el Fondo Monetario Internacional, la Corporación Federal de Garantía de los Estados Unidos, y los ministros de finanzas y banqueros centrales de los países industrializados y emergentes. Fue una maravillosa cacofonía de los planes individuales, las declaraciones revanchistas, una explicación a posteriori pro domo y advertencias. A lo sumo, las observaciones constructivas fueron parciales.

Fondo Monetario Internacional

Fondo Monetario Internacional

Estamos colectivamente en una situación donde es absolutamente necesario evitar las medidas que tendremos que adoptar para que la «crisis de este tipo nunca puede suceder», simplemente puede ahogar la frágil recuperación que está tomando forma, o en todo caso, retrasarla gravemente. Todo esto porque las autoridades públicas, alimentado por la opinión pública legítimamente indignada por lo ocurrido, caiga en la trampa de medidas a corto plazo, en vez de a largo plazo y poco a poco.

Llevar toda la carga de la nueva normativa a los bancos sólo es un error que nos conducirá magistralmente con la confianza en una crisis dentro de los 5 años. He oído a varias eminencias de la economía hablar de «los bancos en la sombra» (bancos de la oscuridad) como una realidad. El peligro de no cubrir a los otros actores financieros de los bancos es no ver que el reglamento les estallará en el aire. Por tanto, es esencial para regular el ámbito financiero. Que el capital debe ser mayor para cubrir activos de riesgo es verdad, sin duda. Sin embargo, fue este mismo principio se aplica también a las empresas financieras, cajas de ahorro, compañías de seguro… y sobre todo los fondos de cobertura y otros proveedores de inversión de capital.



Al abordar casi exclusivamente a los bancos y en desorden, los reguladores de pila de los diversos obstáculos que tendrá una consecuencia dramática: el crédito será más caro, cada vez más escaso, y los consumidores cada vez más pobres… y no dispuestos a gastar. Es matar a la recuperación económica. Es vital que los créditos hipotecarios, financiación de compras de equipamiento y otras formas de crédito al consumo no se limiten. Ahora tenemos un déficit de al menos el 20% del consumo. Y el desempleo no disminuirá a corto plazo.

Ministros G-20

Ministros G-20

En última instancia, lo que falta es un enfoque integral. Los mercados son responsables de las políticas mundiales y nacionales. No hay una verdadera visión de las medidas de las interconexiones y sus efectos perversos como las acciones legítimas han podido conocer a toda la economía mundial. El hecho de que el G20 haya anunciado 30 medidas muestra cómo nuestros dirigentes no son conscientes de este peligro y habría preferido que cinco directrices básicas a este popurrí que pretende que todos puedan decir que Pittsburgh había reivindicado. La lectura de la prensa internacional da la impresión de que cada país ha sido testigo de una cumbre diferente que cada líder acoge favorablemente las propuestas que se adapte.

Este es el observatorio económico mundial que necesitamos. Y debe disponer de medios de intervención. Debe ir más allá del mantenimiento de la estabilidad financiera y sólo cubren el conjunto económico y social. El resultado puede ser un cese del crecimiento durante varios años. Sería trágico para el empleo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...