No habrá guerra de divisas, por el momento

Lso ministros de Finanzas reunidos en el G-20 de Moscú se comprometen a no comenzar una guerra de divisas

monedas

Aunque a veces parece que las reuniones de altos cargos mundiales no sirvan para nada más que hacer gastar dinero a los contribuyentes con la financiación de estos viajes, en ocasiones se cierran acuerdos de importancia. Ha sido el  caso de la reunión del G-20 celebrada estos días en Moscú, y en la que los ministros de Finanzas de los diversos países congregados han firmado una declaración bastante decisiva en los tiempos que corren.

Ya que se han comprometido a no entrar en una guerra de divisas a través de la devaluación de sus respectivas monedas para favorecer su propia economía. Una medida que, en caso de llevarse a cabo, conllevaría graves pérdidas monetarias dependiendo de nuevo valor de cada moneda, por lo que era un acuerdo que precisaba realizarse con celeridad.

«Nos abstendremos de una devaluación competitiva. No fijaremos nuestros tipos de cambio por motivos competitivos, nos resistiremos a toda forma de proteccionismo y mantendremos abiertos nuestros mercados», indica un comunicado hecho público este sábado tras dos días de reunión en la capital rusa.

Además, la reunión también ha derivado en un compromiso «para cooperar para lograr una reducción duradera de los desequilibrios mundiales» y «avanzar más rápidamente hacia un sistema cambiario más influido por el mercado y con mayor flexibilidad de cambio».

El texto también señala que «reiteramos que la excesiva volatilidad de los flujos financieros y los movimientos desordenados en los tipos de cambio tienen consecuencias adversas para la estabilidad económica y financiera».

En este sentido, detalla algunas de las iniciativas adquiridas por la Unión Europa, Estados Unidos y Japón para menguar los efectos de la crisis mundial: «Gracias a las importantes medidas adoptadas en Europa, Estados Unidos, Japón y a la resistencia de la economía china han remitido los riesgos para la economía global y las condiciones de los mercados financieros han mejorado».

Pese a ello, el documento, que contiene las conclusiones del encuentro, no olvida que, «sin embargo, reconocemos que los riesgos importantes permanecen y el crecimiento global es aún demasiado débil, con un paro que continúa siendo inaceptablemente alto en muchos países».

Dentro de esta línea, el texto no duda en señalar que «en estas circunstancias es necesario un esfuerzo continuado para seguir construyendo una unión económica y monetaria más fuerte en la eurozona y resolver las incertidumbres relacionadas con la situación fiscal en Estados Unidos y Japón, así como impulsar las fuentes domésticas de crecimiento en las economías con superávit, teniendo en cuenta las circunstancias especiales de los grandes productores de materias primas».

Foto: dichohecho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...