Valencia estrena un arrecife ecoturístico

Valencia ha creado el primer arrecife artificial de España frente a la Playa de la Malvarrosa con el objetivo de proteger la playa y atraer el turismo de buceo a la ciudad.

Mientras en muchos puntos de España este verano se repetía el debate sobre la creación de arrecifes artificiales y el hundimiento de barcos frente a la costa para favorecer el turismo y atraer a buceadores, Valencia acaba de estrenar un arrecife artificial con finalidad turística y ecológica. Se trata de un arrecife que se ha instalado en la popular playa de la Malvarrosa dentro de una prueba piloto para estudiar si con este tipo de medidas se pueden proteger las playas.

Valencia se convierte así en la primera ciudad española en la que se instala uno de estos arrecifes artificiales con esta finalidad, aunque si se demuestra que protege la playa se crearán más arrecifes a lo largo de la costa valenciana. El objetivo es apoyar a las obras de regeneración como la alimentación artificial al asegurar una mayor permanencia de las arenas. En las playas españolas solo había arrecifes artificiales pesqueros, pero en países latinoamericanos se han instalado barreras de este tipo con el objetivo de proteger la costa.

Desde hace unos meses, las tres estructuras de hormigón que conformarán el arrecife estaban hundidas en el Puerto de Valencia. Ahora, lo que se ha hecho ha sido trasladarlas a su ubicación definitiva, a unos 180 metros frente a la costa de la Malvarrosa y a una profundidad entre tres y cuatro metros. Cada pieza tiene un peso que va de las 20 a las 24 toneladas, y se han necesitado dos horas para sacarlas a la superficie y otra hora para trasladarlas y hundirlas en el punto donde se ha instalado el arrecife.

En el lugar donde se han depositado los bloques de hormigón no hay flora ni fauna, solo arena. Los expertos señalan que las algas serán las primeras en llegar al arrecife, y cuando lo hayan colonizado aparecerán los peces creando así un ecosistema artificial. Si todo sale según los previstos, tendremos que esperar tres años para que los resultados de la prueba piloto sean concluyentes.

Respecto a la vertiente turística, con la creación del arrecife artificial el Ayuntamiento de Valencia espera atraer a submarinistas y que la zona funcione como escuela de submarinismo. Uno de los bloques que se han depositado tiene las formas de algunos edificios de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, otro son los aros olímpicos y el tercero son seis ánforas. Eso si, los submarinistas que buceen en el arrecife solo podrán disfrutar de estas formas los primeros años, ya que más tarde la vegetación las cubrirá.

Vía: Valencia Plaza

Foto: Andreas Wieser

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...