Una expedición para develar los peligros de las explotaciones petrolíferas

Desde España, dos barcos de Greenpeace, el Artic Sunrise y el Esperanza, se han lanzado a una expedición que tiene como objetivo registrar y denunciar los peligros que conllevan las explotaciones petrolíferas en las profundidades del agua. Los barcos tienen igual misión pero distinto camino que recorrer. Aquí os contamos estas expediciones que luchan contra la dependencia de los combustibles fósiles.

Una expedición para develar los peligros de las explotaciones petrolíferas

Desde España, dos barcos de Greenpeace, el Artic Sunrise y el Esperanza, se han lanzado a una expedición que tiene como objetivo registrar y denunciar los peligros que conllevan las explotaciones petrolíferas en las profundidades del agua.

Los barcos tienen igual misión pero distinto camino que recorrer. El Artic Sunrise navega por la zona de Florida Keys y Dry Tortugas y también recorrerá la zona en que tuvo lugar el desastre causado por el hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon.  Durante tres meses, este barco recogerá expertos que valorarán y realizarán un estudio sobre los daños causados por el derrame de crudo como de los daños por los dispersantes químicos en los organismos vivos del Golfo de México.

Por su parte, el barco Esperanza partió desde Londres y tiene como recorrido a las zonas del planeta que puedan experimentar una situación similar como la ocurrida en el Golfo de México, ya que en dichas zonas operan plataformas petrolíferas en aguas profundas.



Ambas expediciones se encuadran en la campaña de Greenpeace que se centra en denunciar la dependencia de los combustibles fósiles como también en denunciar los riesgos potenciales de continuar agotando las reservas petrolíferas, las cuales cada vez son más inaccesibles.

Entre las áreas que los barcos analizarán se encuentran las costas de Brasil hasta México, las costas de Nigeria, Libia y el Ártico. Según la mencionada organización, estas zonas son donde se ubican los más importantes proyectos de extracción petrolífera en las aguas. Un claro ejemplo serán los nuevos pozos que la empresa Repsol desea operar. Estos pozos se localizan frente al Parque Natural del Delta del Ebro pero aún no hay una autorización para que puedan comenzar a operar y realmente esperamos nunca la haya.

En los últimos tiempos hemos sido testigos de grandes desastres ecológicos que tienen como principal culpable a los combustibles fósiles (y quienes encabezan estos negocios). Y a esta altura, con estos antecedentes que empañan y contaminan al medio ambiente, ya debemos ver un vuelco importante sobre las energías y NO depender de los combustibles fósiles.

Tal como explica Aida Vila, responsable de la campaña de cambio climático y energía de Greenpeace, “seguir bombeando hasta la última gota de petróleo de la tierra no solo no tiene ningún sentido en un contexto de cambio climático sino que es altamente peligroso, como se ha puesto de manifiesto últimamente en los vertidos del golfo de México o de China. Debemos y podemos reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y apostar porque los nuevos proyectos se basen en las energías renovables”.

Para concluir, os comento que Greenpeace prevé que en la Revolución Energética, los combustibles fósiles ya no tengan cabida en el año 2050. Para ese entonces, se estima y anhela que exista un sistema renovable que cuide al clima, genere empleo y crecimiento económico, como también que asegure el suministro eléctrico a millones de personas que hoy no lo tienen.

Deseamos los mejores de los éxitos a estas expediciones para conocer los peligros de las explotaciones petrolíferas en las aguas profundas.

Conoce aquí el avance de las expediciones

Fuente: Greenpeace

Foto: Derrame de petroleo por El enigma en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...