Un pesticida contamina el Río Gállego

El río Gállego está contaminado por lindano en alguno de sus tramos, lo que ha dejado a seis municipios aragoneses sin poder utilizar el agua del grifo ni de las fuentes.

Aunque hace 25 años que la empresa Inquinosa abandonó la producción y envasado de lindano en su planta de Sabiñánigo (Huesca), se cree que el traslado de tierras con presencia de este pesticida está detrás de la contaminación por lindano del río Gállego, uno de los principales afluentes del Ebro. Unos 8.000 vecinos de seis municipios de Zaragoza y Huesca se no pueden beber el agua de los grifos o fuentes, y tampoco utilizarla para cocinar por culpa de la elevada presencia de lindano en sus depósitos de reserva.

Mientras el nivel de lindano en agua permitido es de 0’10 microgramos por litro, la Consejería de Medio Ambiente de Argón ha encontrado hasta 0’30 microgramos por litro en Villanueva de Gállego y 0’28 microgramos en Piedratajada. Las inspecciones, que el Gobierno de Aragón realiza a diario, también han revelado la presencia de 0’13 microgramos de lindano por litro de agua en Santa Eulalia y 0’11 en Ardisa. Además de estas cuatro localidades, Biscarrués y Marracos también han visto como se prohibía consumir agua.

El lindano es un producto químico que se utilizaba como insecticida, pero debido a sus graves efectos nocivos sobre la salud se prohibió. Inquinosa comenzó a producir lindano en Sabiñánigo en 1975, hasta que en 1989 el Gobierno de Aragón ordenó el cese de la actividad de la planta. Esos 14 años no estuvieron exentos de escándalos, como los vertidos de residuos químicos al río Gállego por parte de Inquinosa hasta que la práctica se hizo pública.

Desde el Gobierno de Aragón sospechan que el episodio de contaminación está relacionado con el traslado de tierra con lindano procedente de esta planta de un vertedero viejo a otro nuevo. El antiguo vertedero se empezó a desmantelar el pasado 17 de mayo, y su traslado no acabó hasta el pasado 15 de septiembre. Las lluvias de las últimas semanas pueden haber provocado que algunas concentraciones puntuales de sustancias como el lindano hayan acabado en las aguas del Gállego.

Ahora, el suministro de agua para los vecinos de estos municipios pasa por las cisternas que han instalado los bomberos en cada uno de ellos. Hasta Villanueva de Gállego, que con algo más de 4.500 vecinos es el municipio con más afectados por la prohibición de utilizar el agua, se han llevado 12 depósitos de 1.000 litros cada uno, mientras que para el resto de municipios hay depósitos de 750 litros. La preocupación crece entre los vecinos, que también dudan, por ejemplo, si los peces del Gállego también están contaminados.

Vía: El País

Foto: Sílvia Martín

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...