Un Laboratorio submarino para detectar tsunamis

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, instaló en el Golfo de Cádiz, a una profundidad de 3300 metros y a 60 millas del Cabo de San Vicente, un laboratorio submarino para alertar, de forma anticipada, sobre la aparición de tsunamis. Conozcamos un poco más de él, el cual evitaría catástrofes naturales.

Los tsunamis han desatado grandes desastres naturales en el mundo. Estos ocurren en el mar y pueden originarse por varias causas, pero cualquiera de ellas provoca grandes daños. Imagínense que se estima que la velocidad de estos es de 800 km/h y pueden sucederse olas cada unos pocos minutos, aproximadamente durante una hora.

El desastre natural dejado por un Tsunami

El desastre natural dejado por un Tsunami

A raíz de la preocupación de estos hechos devastadores, es que la investigación acerca de los tsunamis sigue avanzando. En esta ocasión, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, instaló en el Golfo de Cádiz, a una profundidad de 3300 metros y a 60 millas del Cabo de San Vicente, un laboratorio submarino para alertar, de forma anticipada, sobre la aparición de tsunamis.

Este laboratorio en las profundidades del mar, bajo el nombre de GEOSTSAR, es el primero con estas características que se coloca en Europa. El mismo ya se encuentra en funcionamiento, y por medio de su sistema estará enviando avisos de tsunamis a una central, sobre la aparición de tsunamis en la Peninsula Ibérica y en el norte de África.


La elección del lugar de la instalación del laboratorio submarino, claro que no es azarosa. La ubicación del GEOSTSAR, está muy próxima a la zona de contacto entre las placas tectónicas de Eurasia y África, las cuales cuentan con una importante actividad sísmica y de tsunamis.

Juan José Dañobeitia, investigador principal de este laboratorio y Director de la Unidad de Tecnología Marina, ha sobresaltado lo siguiente: “Es una estación submarina de tres toneladas de peso con numerosos sensores. Tiene un sensor de presión, un sismómetro oceánico y un magnetómetro, entre otros. Con estos sistemas el laboratorio muestreará además durante un año las variaciones en la columna de agua: salinidad, temperatura y conductividad, datos de interés para el estudio del cambio climático”.

Varios desafíos son los que esperan a este laboratorio submarino. La detección de tsunamis que podría realizar, evitaría desastres humanitarios y naturales. Adicionalmente, trabajará sobre cuestiones para combatir el cambio climático, el cual es un tema epicéntrico para la salud del medio ambiente, y también de nosotros.

¿Cómo envía la información el GEOSTSAR?

El laboratorio submarino envía los datos acústicamente a una boya en superficie, la cual los lleva vía satélite a los institutos de investigación que están en el proyecto. Lo importante es que la información se transmite casi en tiempo real, y en caso de relación con un tsunami, además de enviarse a los institutos de investigación,  se enviará a las agencias nacionales de protección o seguridad civil de los países participantes en el proyecto.

En este sentido, el equipo de Europa que ha intervenido en este laboratorio pertenece a la Unidad de Tecnología Marina del CSIC, al Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología, al Consejo de Investigación Nacional de Italia, al Centro Geofísico de la Universidad de Lisboa y la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín.

Foto: Tsunami por Simminch en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...