Tratamientos para reducir la emisión de gases de tu coche

En el mercado hay una amplia gama de productos que nos ayudarán a reducir los gases que emite nuestro coche, además a ahorrar combustible o cuidar mejor el motor.

Uno de los problemas más habituales con los que nos encontramos a la hora de pasar la ITV con nuestro coche es que no cumple con la normativa de las emisiones de gases. Esto puede ser un gran problema, primero, porque afecta a nuestro bolsillo (hay que solucionar el problema en el taller antes de volver a pasar la inspección) y al medio ambiente (suelen ser gases contaminantes). Sin embargo, existen una serie de tratamientos que nos ayudarán a reducir las emisiones de gases del coche.

Antes de comprar tratamientos para el coche, debemos prestar atención a que sean para diésel o para gasolina, ya que si aplicamos el tratamiento incorrecto podría tener efectos muy graves sobre nuestro motor. Otro de los aspectos en los que debemos fijarnos es en qué clase de tratamiento vamos a aplicar, ya que algunos actúan sobre el tubo de escape, otros en el sistema de alimentación del motor, también hay tratamientos que lo hacen sobre la caja de cambios… Antes deberíamos localizar el problema para acertar con el tratamiento.

Ahora que se acerca el frío, encontramos en el mercado tratamientos de invierno que además de reducir las emisiones, el humo o el ruido nos ayudarán a ahorrar combustible, ya que los sistemas de admisión quedan limpios de depósitos dañinos. Lo que hacen estos productos es mejorar el arranque del motor en frío, prevenir problemas con el flujo de combustible cuando el coche está frío y evitan que se desperdicie, por lo que nuestro depósito aguantará lleno unos kilómetros más.

Invierno aparte, para el resto del año también encontramos productos que nos ayudarán a mantener libre de depósitos dañinos el sistema de entrada de alimentación de nuestro coche. Mantener limpia esta entrada será clave para reducir las emisiones de humos y gases por el tubo de escape, además del ruido, por lo que la conducción será menos estresante. Estos tratamientos también permiten ahorrar gasolina, ya que se reduce el consumo de carburante al no desperdiciarse.

Como no podía ser de otra forma, acabaremos hablando de los tratamientos antihumos, que nacieron con la idea de reducir el humo que expulsamos por el tubo de escape. Suelen ayudar a generar una capa de aceite protector muy densa que ocupa las holguras del motor reduciendo la quema de aceite, por lo que además de ahorrar aceite se reducen el humo y el ruido del motor. En resumen, el mercado nos proporciona una gran cantidad de tratamientos para reducir los gases que emitimos, aunque hay que saber aplicarlos bien.

Foto:  rahego

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...