TEPCO condenada a indemnizar por un suicidio

TEPCO deberá indemnizar con unos 358.000 euros a la familia de una mujer que se suicidó unos meses después del accidente de Fukushima. Es la primera sentencia en este sentido.

Los problemas para Tokyo Electric Power Company (TEPCO), la operadora propietaria de la central nuclear de Fukushima, no dejan de crecer cuando ya se han cumplido más de 3 años del accidente de la planta. A los frecuentes vertidos de agua radioactiva al mar se suma ahora la condena por el suicidio de una mujer desalojada de su hogar tras el accidente. Así lo ha decidido un tribunal japonés, que condena a la compañía a indemnizar a la familia de la mujer fallecida.

Tras el fallo del tribunal del distrito de Fukushima, la operadora deberá abonar una indemnizaicón de 49 millones de yenes -cerca de 358.000 euros- a la familia de Hamako Watanabe. Su viudo y tres familiares más pidieron a la compañía una indemnización de 91 millones de yenes -unos 664.000 euros-, y aunque la indemnización decretada por el tribunal es prácticamente la mitad de lo reclamado supone un hito histórico ya que es la primera indemnización por un suicidio fruto del accidente nuclear de Fukushima.

Watanabe y su familia vivían en Kawamata, una localidad situada a menos de 40 kilómetros de la central, el radio de evacuación que decretó el Gobierno de Japón. Los familiares de Watanabe alegaron que la mujer, de 58 años, vio deteriorado su estado mental al no saber cuando podría volver a casa y a la granja aviar que regentaba y que era el principal sustento de la familia pero que se vieron obligados a cerrar tras el accidente que siguió al terremoto y el posterior tsunami de marzo de 2011.

Sus familiares declararon ante el tribunal que la mujer cayó en una depresión después de perder de golpe «la naturaleza rica de su lugar de origen y la cálida sociedad local». Así, en junio de 2011, tres meses después del accidente la familia de Watanabe se trasladó a un apartamento situado a unos 60 kilómetros de la central nuclear. Sin embargo, el 1 de julio, tras regresar de forma temporal a su casa de Kawamata, la mujer se quitó la vida quemándose a lo bonzo.

Según TEPCO, la mujer sufría insomnio y estaba bajo medicación antes del accidente, aunque admite que la mujer sufrió una «severa presión psicológica» tras el accidente. Aunque es la primera sentencia por este motivo, TEPCO ya indemnizó a la familia de otro granjero que se suicidó a finales de marzo de 2011 aunque lo hizo tras un acuerdo para evitar los tribunales. Tres años y medio después de Fukushima, más de 50.000 personas siguen sin poder regresar a su hogar.

Vía: EFEverde

Foto: IAEA Imagebank

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...