Sostenibilidad y responsabilidad, prioridades para Nestlé

La empresa Nestlé está muy cerca de cumplir los objetivos de sostenibilidad que se trazó en el año 2006.

logo nestle

La empresa alimenticia Nestlé integra entre sus nuevos proyectos un extenso plan de desarrollo sostenible. Está trabajando para que en 2015 se vean los frutos de sus iniciativas encaminadas a respetar el medio ambiente.

Para la elaboración de sus productos, Nestlé emplea grandes cantidades de energía, agua y materiales industriales para los envases, como recursos básicos. La idea es reducir el consumo de estos elementos al máximo, y emplear fuentes sostenibles de obtención.

En 2006 elaboró un Informe sobre Gestión del Agua en el que se comprometía a minimizar el volumen de agua utilizada para la producción de alimentos y bebidas. También cuidaría que las aguas residuales generadas estuvieran limpias. El respeto de los recursos hídricos durante su actividad industrial y la combinación con agricultores para la promoción del acceso y conservación del agua, están entre sus prioridades.

Su objetivo más ambicioso es conseguir de aquí a dos años reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera en un 35% por cada tonelada de producto. Tratarán, además, de consumir una cuarta parte menos de la energía que emplean actualmente. El 10% de sus fábricas no generarán residuos contaminantes y reducirán la extracción de agua por tonelada casi a la mitad.

La empresa está encaminada hacia todos estos objetivos. Ya el año pasado lograron disminuir las emisiones por tonelada de producto en aproximadamente 80 kg, una cifra significativa, que supuso que la cuarta parte de los gases contaminantes no llegaran a la atmósfera.

A finales de año pretenden que todo el aceite de palma, reconocido como altamente contaminante y recurso agotable a largo plazo, que utilizan para sus producciones, pase los controles de calidad necesarios que certifiquen que es ecológico y sosteniblemente responsable.

Según anunció el presidente ejecutivo de Nestlé, Paul Bulcke: “los compromisos que está adquiriendo la empresa enfocados a proyectos que cuiden el medio ambiente serán cuantificables para la sociedad, imponiendo metas a corto plazo donde se vean los resultados del impacto”.

La voz de alarma sobre lo peligroso que resulta hacer un mal uso del aceite de palma la dio uno de los mayores inversionistas en industria del mundo desde Noruega, que retiró sus participaciones de 23 empresas dedicadas a la producción de este aceite en el sur del continente asiático.

El motivo, los altos riesgos de deforestación y contaminación de esta actividad. Esta medida redujo en un 40% los ingresos para la industria del aceite de palma, como indicó la Rainforest Fundation de Noruega, y ha servido de ejemplo para muchas empresas que, como el Grupo Nestle, han optado por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente en sus operaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...