Snowball, una cacatúa con sentido del ritmo

Ya había una estrella de YouTube cuando un neurobiólogo ha descubierto, estupefacto, sus resultados artísticos. Snowball, la cacatúa bailarina de Illinois, dejó de sser una curiosidad científica e inspiró otro estudio, que demuestra capacidades similares en varias especies, incluídos los elefantes.

Publicadas en YouTube, las hazañas del bailongo Snowball conocieron un enorme éxito hace algunos meses. El pájaro se agita y menea sus patas al aire con el ritmo de Everybody, una canción del grupo Backstreet Boys. El efecto que provoca es que tenemos la impresión de que el animal sigue realmente el ritmo de la canción. Las cacatúas son conocidas por su comportamiento complejo y sus bromas cuando se convierten en animales de compañía.

Pero de allí a bailar… un neurobiólogo del Neurosciences Institute de San Diego (California), Aniruddh Patel descubrió con estupefacción la proeza de esta cacatúa de cresta color yema de huevo (Cacatua galerita eleonora). En un reciente trabajo, este investigador había emitido la hipótesis de que la capacidad que tenemos los humanos de bailar al ritmo de la música está vinculada a nuestra capacidad para imitar sonidos y, más concretamente, que debe existir un vínculo particular entre los sistemas auditivos y motrices. Si esta hipótesis es cierta, podría ser interesante observar más de cerca a los loros y demás cacatúas que, precisamente, han sido dotadas por la madre naturaleza por una capacidad especial para la imitación.

Aniruddh Patel quiso saber más sobre Snowball y contactó con sus proprietarios, que viven en los Estados Unidos, en Illinois. El neurobiólogo sometió al pájaro a un ejercicio más difícil. Su canción preferida se le ponía con un tempo variable. Si la cacatúa no hace más que agitarse mecánicamente cuando oye la música, el cambio de ritmo no tendrá ningún efecto sobre su gesto mecánico. Pero no es el caso. Como se puede ver en el video, Snowball acelera en consecuencia o retrasa. Coordina pues sus movimientos con la música.

Snowball, la cacatúa que baila al son de la música de los Backstreet Boys y realiza sus movimientos al tempo, medido aquí en BPM, que se podría traducir en pulsaciones por minutos.
© Aniruddh Patel y AL



Imitación y sentido del ritmo

El investigador observó detenidamente el comportamiento del pájaro y describe su análisis en el estudio CurrentBiology. Este trabajo inspiró otro, difundido simultáneamente en la misma publicación. Adena Schachner, especialista en comportamiento de la universidad de Harvard, en primer lugar se interesó por Alex, un loro gris de África, muy dotado para las imitaciones sonoras. Ella y sus colegas demostraron que, como Snowball, Alex tenía la capacidad de mantener el ritmo.

El equipo examinó a continuación más de mil vídeos difundidos a través de YouTube en los que se mostraban animales bailando. El resultado, es que esta capacidad está en todos los animales: perros, gatos, chimpancés…

Pero sus gesticulaciones no resisten a un análisis fino. Adena Schachner y sus colegas sólo retuvieron algunos casos donde el animal parece realmente adaptar sus movimientos al ritmo de la música. Todos estos bailarines no humanos eran especialistas en realizar imitaciones, esencialmente los loros. La otra excepción fue un elefante asiático… Ahora bien, se conoce uno de estos paquidermos, descrito en 2005, que era capaz de imitar el ruido de un camión.

«Parece que la imitación vocal y el sentido del ritmo se basan en las mismas bases neurológicas” concluye Adena Schachner en la revista online de Science.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...