Sensibilidad química múltiple

La sensibilidad química múltiple es un síndrome que se presenta como la respuesta fisiológica de las personas a los muchos agentes y compuestos químicos que se pueden hallar en el medio ambiente y en productos.

Sensibilidad química múltiple

Sensibilidad química múltiple

La sensibilidad química múltiple es un síndrome que se presenta como la respuesta fisiológica de las personas a los muchos agentes y compuestos químicos que se pueden hallar en el medio ambiente. Por esta misma razón, es que también se conoce a este síndrome como una enfermedad ambiental, como un síndrome de respuesta a sustancias químicas o síndrome de alergia total, entre otros nombres similares.

Este síndrome de sensibilidad química múltiple, SQM, se puede desencadenar por los tantos químicos que se tiran en el ambiente, como insecticidas y fungicidas, como por metales, alimentos, medicamentos, humo por quemas, etc., provocando diversas reacciones en el cuerpo de las personas que están en contacto con ellos.

Y si bien existen discusiones y posiciones encontradas frente a la catalogación de este síndrome como una enfermedad, lo cierto es que muchas son las personas afectadas por la SQM, siendo de mucha importancia los químicos que se arrojan al medio ambiente sin consideraciones de los daños que se le causa a las personas y al mismo medio ambiente.

El inicio de este síndrome suele generarse por una exposición grave a algún compuesto químico por un corto tiempo, afectando al organismo de las personas. Entre los síntomas o reacción a estos químicos, encontramos; constantes dolores de cabeza, depresión, insomnio, dificultades para respirar, nauseas, palpitaciones, piel irritante, erupción cutánea y asma,  llegando a taquicardias o  hipertensión. Incluso en los casos más graves, los daños de la exposición química se pueden reflejar en el momento de  tener hijos, los cuales podrían presentar malformaciones genéticas.

Este síndrome, que es crónico, orgánico y multisistemico, afecta entre el 1% y 10% de la población. Números que van en alza y seguirán así si no se toman las medidas necesarias. Yo me pregunto, ¿Cuántos químicos existen? Muchísimos, y cada vez siguen saliendo más y más. Pero lo importante de esta situación es el control y correcto uso. Por ejemplo, muchas personas necesitan adquirir insecticidas, y cuando lo van a hacer se encuentran con una amplia gama donde no todos utilizan los mismos compuestos, y pueden llevarse alguno que afecte en gran medida al medio ambiente y a las personas. Esta situación se presenta sobre todo cuando se lo utiliza en importantes proporciones como en fumigaciones de zonas públicas o lugares de trabajo.

Existen muchos químicos que pueden afectar a una persona con sensibilidad química múltiple. Algunos de ellos son:

  • Alimentos: Conservantes, colorantes, metales pesados, llegando a alimentos que presenten restos de pesticidas.
  • Productos de limpieza: detergentes, suavizantes, insecticidas, sprays, etc.
  • Otros: pinturas, humo, plaguicidas, aire contaminado, etc.

Este síndrome se ve potenciado con los malos hábitos que se presentan en los métodos de fumigaciones, como en la utilización de metales pesados en cosas de utilización masiva, como lo es el  cadmio de las baterías y sus otras aplicaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...