Semana Europea de la Movilidad

Del 16 al 22 de septiembre se celebra al Semana Europea de la Movilidad, una buena fecha para concienciarnos sobre la movilidad sostenible y empezar a ponerla en práctica.

Quizá el poco eco que se han hecho los medios de comunicación haga que sea un hecho que pasa bastante desapercibido entre la población, pero ya ha finalizado Semana Europea de la Movilidad. Bajo el lema «Aire limpio. Es tu movimiento», entre el 16 y el 22 de septiembre se celebró esta campaña de concienciación de la Unión Europea destinada a reducir el uso del vehículo privado, especialmente en las ciudades, y promover los transportes públicos o las alternativas a los vehículos motorizados.

La iniciativa acabó el 22 de septiembre, Día Mundial Sin Automóvil, en el que muchas ciudades permiten a sus habitantes viajar gratis en el transporte público. Pero si nos limitamos a dejar el coche en casa solo esta semana y el resto del año lo utilizamos indiscriminadamente hacemos poco por el medio ambiente, así que vamos a ver algunos consejos para lograr una movilidad sostenible los 365 días del año.

Una de las recomendaciones más escuchadas estos días es dejar no utilizar el coche en la ciudad. A algunos les parecerá imposible, pero existen muchas alternativas. Por ejemplo, los pequeños desplazamientos podemos hacerlos a pie. Andar es bueno para la salud, y sin estar en gran forma física podemos hacer un kilómetro en 15 minutos. Si el trayecto es más largo, al bici o el transporte público son la mejor opción. Muchas ciudades tienen bicicletas públicas, y en 20 minutos podemos hacer 5 o 6 kilómetros.

Una buena red de transporte público también facilitará la movilidad en las ciudades. Para los grandes desplazamientos, el tren es la mejor opción. Es más cómodo y contamina mucho menos que el coche, el avión o el autobús. En caso de tener que utilizar el coche, podemos compartirlo con compañeros o amigos que realicen un recorrido parecido. Además de contaminar menos, ahorraremos en combustible, lo que repercute en nuestro bolsillo y en el medio ambiente.

A la hora de conducir, debemos intentar una conducción sostenible, a una velocidad moderada y evitando acelerones y frenazos, lo que aumenta el consumo de combustible y, en consecuencia, de las emisiones. Cuando compramos un coche, podemos plantearnos elegir uno que sea ecológico, eléctrico o híbrido.

También los ayuntamientos pueden contribuir a una movilidad más sostenible. Restringir el tráfico en calles del centro de las ciudades o peatonalizarlas es una buena medida para reducir la presencia de coches y favorecer la movilidad. Limitar la velocidad a 30 km/ho prohibir la entrada a los coches más contaminantes son otras medidas que contribuyen a reducir la contaminación acústica y visual de las urbes.

Foto: DraXus

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...