Sao Paulo prohíbe la cría de animales para comercializar su piel

La cría de animales como conejos, chinchillas, tejones, focas, ardillas, coyotes, zorros y visones para vender su piel está ahora protegida en Sao Paulo

chinchilla

Sao Paulo se ha unido a la prohibición de la cría de animales cuyo fin sea comercializar su piel. Por ello, los criadores de esta región dedicados exclusivamente al tratamiento y venta de la piel de cualquier animal, tendrán que cerrar el negocio ante el entusiasmo de los partidos ecologistas, asociaciones protectoras de animales y amantes del medio ambiente natural, limpio y sostenible.

El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckim, perteneciente al Partido de la Social Democracia Brasileña, el pasado martes 28 de octubre, sancionó el proyecto de Ley 616 por el cual se prohíbe la alimentación y cría de ejemplares para la explotación de su piel. Veremos, afortunadamente, protegidos a los conejos, tejones, focas, ardillas, coyotes, zorros y visones. Pero también a las chinchillas, que solo se crían para este fin.

Pero no acaba aquí todo, pues se calcula que existen alrededor de 50.000 ejemplares de chinchilla en Sao Paulo y 600 empresarios criadores tendrán que cerrar un negocio que proporciona bastantes ganancias. ¿Sabes cuánto cuesta la piel de una chinchilla? Pues nada más y nada menos que alrededor de 60 dólares ¡y se necesitan unas 45 para la confección de un solo abrigo! Piensa que Argentina es el primer exportador de pieles de chinchilla y Brasil el segundo. Como supondrás, en estos días, los criadores están sacrificando numerosos ejemplares de todas las especies mencionadas y desmantelando las granjas para evitar multas de alrededor de 4.000 dólares por animal. Además, si reinciden, la sanción se duplica, según fuentes procedentes del diario “Folha de Sao Paulo”.

La polémica está servida y la opinión pública se encuentra dividida entre el sector afectado (la Asociación Brasileña de Criadores de Chinchilla Lanígera) y las asociaciones ecologistas. Asómbrate: la publicación de esta ley ya ha provocado la muerte de miles de ejemplares, no solo de chinchillas sino también de otras especies que se estaban alimentando para negociar con su piel. Las consecuencias económicas inmediatas no se van a hacer esperar.

Como puedes ver, la aplicación de una ley aparentemente favorable a la protección de las especies, en la práctica, está siendo nociva, al menos de momento, incluso para los ejemplares. La razón estriba en la forma en la que se ha llevado a efecto. Una normativa, por muy buena que sea, que acaba con un sector económico de forma drástica es muy difícil de aplicar. Lo más apropiado es que vaya acompañada de otras medidas –no solo de sanciones- que ofrezcan salidas profesionales, laborales y económicas tanto a los empresarios como a los trabajadores cuyas familias viven del negocio implicado. ¿No crees que, si estas últimas consideraciones se hubieran tenido en cuenta, la ley habría sido admitida favorablemente por toda la sociedad brasileña? ¿Tú qué opinas?

Foto: Michelle Tribe

Fuentes: Facilisimo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...