Sant Just obligará a plantar árboles a los vecinos que los talen

El Ayuntamiento de Sant Just Desvern ha redactado una ordenanza que obliga a compensar la tala de árboles en fincas privadas plantando otro en la misma finca.

Con más de la mitad de su superficie ocupada por el Parc Natural de Collserola, el verde es el color predominante en Sant Just Desvern, un municipio de unos 16.800 habitantes a las afueras de Barcelona. Se trata de una localidad con una densidad de población bastante baja y con muchas casas plurifamiliares aisladas, donde el Ayuntamiento ha puesto en marcha una interesante iniciativa: compensar la tala de árboles en las fincas privadas, para lo que ha redactado una ordenanza que está en fase de exposición pública.

El objetivo del Ayuntamiento de Sant Just es mantener el número de árboles del municipio, y la ordenanza afectará tanto a los árboles en propiedad privada como a los del espacio público, que se catalogarán. Respecto al ámbito privado, el gerente del consistorio de Sant Just, Josep Maria Lucchetti, explica que para talar un árbol «siempre» se necesita un permiso del Ayuntamiento. Así, cada vez que el consistorio reciba una petición estudiará el caso y, si concede el permiso, determinará cuántos árboles se plantan para compensar.

Siempre que sea posible, el propietario de la finca donde se tale el árbol deberá plantar otro en su propiedad para compensar y mantener el número de árboles de Sant Just. Si esto no es posible, el consistorio tiene un plan B que pasa porque el propietario plante uno o más árboles en un espacio público del municipio. El número de árboles que se plantan para compensar una tala lo determinarán las características y la edad del árbol que se haya cortado.

Además de proteger las zonas verdes de Sant Just, el Ayuntamiento pretende que con la nueva ordenanza los vecinos tomen conciencia de la importancia del entorno urbano. Lucchetti explica que cada parcela privada debe tener libre un 40% del terreno y mantener unas distancias con la finca vecina. Para marcar los límites o protegerse de la vista de los viandantes, los vecinos utilizan árboles, lo que hace al consistorio optimista de cara a que los vecino acepten plantar los árboles en su propiedad.

La ordenanza de Sant Just también prevé unas sanciones para los vecinos que no cumplan con la nueva normativa. La sanción mínima por hacer un mal uso de los espacios públicos es de 100 euros, mientras que los vecinos que talen un árbol sin permiso o que no compensen la tala deberán pagar hasta 3.000 euros. Los vecinos se muestran favorables con la propuesta, aunque critican que el Ayuntamiento no les ha mantenido informados durante su elaboración.

Vía: La Vanguardia

Foto: ctsnow

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...