¿Residuos tóxicos italianos en España?

Greenpeace ha denunciado el traslado a una de las plantas de tratamiento de Nerva, en Huelva de residuos procedentes de Italia cuyos niveles de toxicidad podrían ser elevados. Desde el gobierno andaluz callan mientras la ONG pide explicaciones a la Junta.

Por si no fuese poco con el conflicto que se ha generado en España en torno a al uso o no de las centrales nucleares y con la amenaza que supone a nivel  internacional la radiación liberada en Fukushima, las organizaciones ecologistas alertan ahora de que los residuos italianos llevados al vertedero de Nerva (Huelva) son «peligrosos», y desde Greenpeace se afirma tener pruebas de ello.

A través de un comunicado, la ONG ha asegurado que ha tenido acceso a  una copia del permiso por el que la Junta de Andalucía autorizó el traslado de 25.000 toneladas de residuos peligrosos desde Italia hasta el vertedero de Nerva «para recibir un tratamiento adecuado», una información que ha llevado a Greenpeace a solicitar en varias ocasiones información al Gobierno andaluz sin obtener una respuesta, lo, aseguran desde la ONG, implicaría «un incumplimiento de la normativa europea sobre el derecho de acceso a la información ambiental«.

El vertedero de Nerva podría haber recibido residuos altamente tóxicos. Imagen: Greenpeace

A través de un comunicado, la asociación ecologista explica que los residuos procedentes de Italia, originados en una antigua zona industrial en Pioltello-Ródano, cerca de Milán,   están «contaminados» con hidrocarburos y metales pesados como el mercurio, altamente perjudicial para la salud de las personas si entra en contacto con nosotros por medio del  agua o de la cadena alimentaria y pudiendo generar desde problemas de aprendizaje hasta casos de daños cerebrales graves en los fetos si entra en el torrente sanguíneo de las embarazadas.

De ahí que la ONG haya hecho hincapié en la necesidad de que el gobierno andaluz ofrezca explicaciones a los ciudadanos sobre la composición exacta de estos residuos, su tratamiento y la toxicidad que presentan, algo que, según la responsable de contaminación de Greenpeace, Sara del Río, aun no se ha hecho. “Aún quedan muchas preguntas por resolver y la administración andaluza no parece muy dispuesta a dar información. Vamos a hacer todo lo posible por saber qué está pasando con estos residuos y si la gestión que está haciendo Befesa es la adecuada», ha destacado.

La organización ecologista, asegura estár «muy preocupada» por si el tratamiento que están recibiendo estos residuos es acorde con su peligrosidad según las exigencias europeas o si su traslado a Huelva es «tan solo una forma de desplazar un grave problema ambiental desde Italia hasta España».

Greenpeace envió el mes pasado toda la información de que dispone a la Comisión Europea con la intención de que se abra una investigación por un posible incumplimiento de la normativa europea en las instalaciones de Befesa de Nerva (Huelva).

Por si no fuese poco con el conflicto que se ha generado en España en torno a la uso o no de las centrales nucleares, las organizaciones ecologistas alertan ahora de que los residuos italianos llevados al vertedero de Nerva (Huelva) son «peligrosos», y desde Greenpeace se afirma tener pruebas de ello.

A través de un comunicado, la ONG ha asegurado que ha tenido acceso a una copia del permiso por el que la Junta de Andalucía autorizó el traslado de 25.000 toneladas de residuos peligrosos desde Italia hasta el vertedero de Nerva «para recibir un tratamiento adecuado», una información que ha llevado a Greenpeace a solicitar en varias ocasiones información al Gobierno andaluz sin obtener una respuesta, lo, aseguran desde la ONG, implicaría «un incumplimiento de la normativa europea sobre el derecho de acceso a la información ambiental».

A través de un comunicado, la asociación ecologista explica que los residuos procedentes de Italia, originados en una antigua zona industrial en Pioltello-Ródano, cerca de Milán, están «contaminados» con hidrocarburos y metales pesados como el mercurio, altamente perjudicial para la salud de las personas si entra en contacto con nosotros por medio del agua o de la cadena alimentaria y pudiendo generar desde problemas de aprendizaje hasta casos de daños cerebrales graves en los fetos si entra en el torrente sanguíneo de las embarazadas.

De ahí que la ONG haya hecho hincapié en la necesidad de que el gobierno andaluz ofrezca explicaciones a los ciudadanos sobre la composición exacta de estos residuos, su tratamiento y la toxicidad que presentan, algo que, según la responsable de contaminación de Greenpeace, Sara del Río, aun no se ha hecho. “Aún quedan muchas preguntas por resolver y la administración andaluza no parece muy dispuesta a dar información. Vamos a hacer todo lo posible por saber qué está pasando con estos residuos y si la gestión que está haciendo Befesa es la adecuada», ha destacado.

La organización ecologista, tanto desde su oficina italiana como en España, está «muy preocupada» por si el tratamiento que están recibiendo estos residuos es acorde con su peligrosidad según las exigencias europeas o si su traslado a Huelva es «tan solo una forma de desplazar un grave problema ambiental desde Italia hasta España».

Greenpeace envió el mes pasado toda la información de que dispone a la Comisión Europea con la intención de que se abra una investigación por un posible incumplimiento de la normativa europea en las instalaciones de Befesa de Nerva (Huelva).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...