Regresión de la banquisa ártica

La temporada de los fríos se reanuda en el ártico y se puede hacer balance del verano 2008. Actualmente a su mínimo, la zona de nieve es un poco más ancha que el año pasado, en su regresión histórica. La tendencia general sigue siendo a la baja.

El NSIDC (US National Snow and Ice Data Center) acaba de publicar un informe sobre el estado de la nieve en el ártico, indicando que había sido de 4,52 millones de kilómetros cuadrados este 12 de septiembre. ¿Por qué esta fecha? Porque el verano se termina y porque la nieve comenzará a extenderse nuevamente. El valor anunciado está cerca del mínimo anual. Desde hace diez años, la cuestión consiste en saber si se superará la marca, ya que en efecto la banquisa (agua congelada en la superficie del mar) tiende a estrecharse aún más con cada mínimo estival.

En septiembre de 2007, la banquisa ártica ya no medía más que 4,13 millones de kilómetros cuadrados. La cifra había impresionado ya que pulverizaba la anterior marca de 5,32 millones de kilómetros cuadrados que databa del 2005. La comparación con datos más alejados dan la medida del fenómeno. Durante el período 1979-2000, la media era de 6,76 millones de kilómetros cuadrados. Pero sobre la banquisa, ningún año se asemeja a otro y su fundición depende considerablemente de múltiples factores, en particular, el régimen de los vientos y el de las corrientes. La modelización de la fundición de la banquisa está aún lejos de una ciencia exacta.

Estimaciones de la superficie de la banquisa ártica de junio a octubre, en millones de kilómetros cuadrados. En guiones verdes, el año 2007. En punteados azules, el año 2005. En azul, los datos de 2008. En gris, la media de los años 1979-2000. © National Snow and Ice Data Center

Este año, observa Walt Meier, un investigador NSIDC citado por la revista Nature, el número de días muy calidos fue más escaso y la dirección del viento varió más a menudo que en 2007.


La tendencia a la baja no deja lugar a duda pero su medida, sigue siendo delicada. Uno de los parámetros es el grosor del hielo pero no es fácil tampoco de considerar. En 1999, Andrew Rothrock (Universidad de Washington), basándose en antiguas observaciones realizadas a bordo de submarinos del US Navy, concluía que la banquisa había perdido 1,3 metro desde las décadas 1960 y 1970, lo que representa un 40% en cantidad. Este año, Ron Lindsay y sus colegas de Polar Science Center (a la misma Universidad de Washington) presentaron una publicación que indicaría una reducción de grosor mediode la banquisa sobre el conjunto del Ártico de 3,6 metros en 1987 a 2,60 metros actualmente.

Con estas incertidumbres, es imposible decir que el mínimo estival disminuye al año un X%. En la actualidad, los científicos admiten que es posible que la banquisa desaparezca completamente en verano durante este siglo. Pero los pronósticos se extienden de 2012 a 2050…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...