Protestas contra las minas gallegas

12.000 gallegos se manifestaron contra la política minera del gobierno gallego, que incluye grandes proyectos como la mina de oro de Corcoesto, que genera un gran rechazo social.

ContraMINAcción logró reunir el pasado domingo a unos 12.000 gallegos en Santiago de Compostela contra los megaproyectos mineros que hay en Galicia y los que están a punto de implantarse, con la polémica mina de oro de Corcoesto, en la localidad coruñesa de Cabana de Bergantiños como máximo exponente. En el blanco de las iras la Xunta de Galicia, autora de unas políticas mineras que, según los manifestantes, acaban con el territorio gallego y favorecen a las grandes multinacionales. Colectivos de toda índole, asociaciones medioambientalistas, sindicatos y políticos de la oposición se unieron a los vecinos de las zonas afectadas por las minas, bajo el lema «Galicia no es una mina. Defiende la tierra, defiende la vida».

Empresas mineras llegadas de Canadá, Noruega o China, e incluso españolas, han puesto Galicia en su punto de mira por sus reservas de oro, plata, estaño, feldespato, wolframio e incluso de minerales como el coltán. Según ContraMINAcción, la Xunta habría recibido 520 solicitudes para abrir nuevas minas en el territorio gallego. Otra de las denuncias de este colectivo es que las mineras aprovechan la crisis para garantizar la creación de empleo en las zonas, unas promesas con las que ironizaba una de las manifestantes: «trabajo de enterradores, cavando la fosa del futuro de nuestros hijos”.

Serafín González, investigador del CSIC y presidente de la Sociedad Gallega de Historia Natural, explicó que los proyectos de la megaminería contaminante representan una amenaza para las comarcas gallegas con proyectos «muy agresivos y muy perjudiciales desde el punto de vista, social, sanitario, económico y ecológico». En términos parecidos de expresó la portavoz en esa comunidad de Sociedad Civil y Democracia, María Jamardo, para quien el proyecto de mina de oro en Corcoesto supone «un riesgo importante contra la salud de las personas y contra el medio ambiente», además de ir en contra de los intereses de Galicia.


Aunque en principio la manifestación no tenía sentido político, el BNG no dudó en hacerse sentir. El líder nacionalista Xavier Vence definió el proyecto de Corcoesto como «absolutamente irresponsable», y explicó que su formación intuye el inicio de «un proceso de compra de voluntades, por parte de las empresas mineras, que afecta al PP». Por su aprte, Xosé Manuel Beirás, portavoz de AGE, calificó de «vandálico» el plan minero del Gobierno gallego, e invitó a la sociedad civil a acampar en los terrenos donde están proyectadas nuevas explotaciones mineras, muchos de ellos espacios protegidos.

Fuente: El País, EFE Verde

Foto: Jorganes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...