Primera condena contra el fracking en Estados Unidos

Por primera vez una petrolera deberá indemnizar a una familia por los daños sobre la salud causados por una explotación de fracking. La sentencia todavía se puede recurrir.

Si hace unos días la justicia estadounidense marcaba un hito histórico al establecer la mayor indemnización de la historia por daños medioambientales, hoy hablamos de la primera condena a una petrolera por los efectos del fracking. Concretamente, la condena recae sobre Aruba Petroleum, que deberá indemnizar con 2’9 millones de dólares (2’1 millones de dólares) a la familia Parr.

Todo comenzó en noviembre de 2008, cuando Lisa Parr empezó a sufrir migrañas y vómitos, que más tarde derivaron en sarpullidos, fiebres o hemorragias. Estos síntomas la llevaron varias veces al hospital, y su marido y su hija también enfermaron. Los exámenes de toxicología a los que fueron sometidos encontraron más de 20 productos químicos en su sangre; y en sus vecinos también se detectaron benceno, tolueno, etilbenceno o xileno.

Estos tóxicos proceden de la veintena de yacimientos de fracking que Aruba Petroleum explota en los alrededores de su casa de Decatur, en el estado de Texas. Así, en 2011 los Parr demandaron a la petrolera por daños contra la salud, un hecho prácticamente inaudito, ya que la mayoría de demandas contra el fracking se presentan por daños contra el medio ambiente o el entorno.

Tampoco es nada habitual que una de estas demandas acabe en el tribunal, ya que se suelen solucionar con acuerdo extrajudiciales e indemnizaciones desconocidas para el público. Sin embargo, un jurado popular dio la razón a los Parr. Cinco de los seis miembros votaron en su favor, condenando a la petrolera a pagar 198.000 euros por pérdidas de valor de la propiedad, 288.000 por daños psicológicos y 1’4 millones de euros por los problemas médicos causados hasta el momento.

Ahora, solo falta que los Parr cobren la indemnización. La petrolera puede recurrir la sentencia, que si sale adelante podría sentar un precedente de cara a futuras reclamaciones y en un arma más de los detractores del fracking. Eso si, algunas fuentes jurídicas señalan que no solo parece improbable que se repita un fallo parecido en el futuro, sino que es posible que los Parr pierdan la indemnización en la apelación.

Los cálculos de ‘The Wall Street Journal’ hablan de más de 15 millones de estadounidenses viviendo a menos de 1’5 kilómetros de pozos de los que se extrae gas mediante fracking, una práctica en auge bajo la presidencia de Obama con el objetivo de asegurarse la autonomía energética y que los Estados Unidos dejen de depender de las importaciones de petróleo y gas de otros países. Varias voces le han pedido a Obama una nueva legislación sobre esta técnica.

Vía: El País

Foto: Donkey Hotey

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...