Plomo, arsénico y cobre en la ría de Arousa

Un grupo de investigadores gallegos ha descubierto altos niveles de contaminación por plomo, arsénico y cobre en la ría de Arousa, cuyo origen se desconoce.

28 especies de aves acuáticas, 14 de ellas lomícolas, invernan en el Complexo Intermareal Umia-Grove-Carreirón, en la ría de Arousa. Allí, estas especies buscan su alimento entre el limo cuando baja la marea, ajenas a los nuevos elementos que ha descubierto un grupo de investigadores de la Universidade de Vigo y el Instituto de Investigacións Mariñas del CSIC: la ría de Arousa tiene unos importantes niveles de contaminación por plomo, arsénico y cobre, cuyo origen se desconoce.

La presencia de estos metales puede tener graves consecuencias para el sector pesquero y marisquero, además de en los hábitats naturales de la desembocadura del río Umia y de la ría, zonas de gran valor ecológico. Los investigadores de la Universidade de Vigo y del CSIC publicaron su hallazgo en la revista especializada ‘Microchemical Journal’, pero ahora es la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) la que se encarga de los estudios. Además, ha puesto en manos de la Convención Ramsar (responsable de proteger los humedales de importancia internacional) toda la información que tiene sobre el caso.

Según los científicos, la presencia de estos metales tóxicos es “severa” o “muy severa” en diversos puntos de la isla; y la presencia de plomo es “fuerte”, el máximo grado de contaminación que contempla el estudio, en puntos cercanos a la costa, ente la península de O Grove, A Toxa, Cambados y la Illa de Arousa. Esta zona, cercana al humedal donde invernan las aves, es la que han estudiado los investigadores, y aparece pintada de negro en el mapa, lo que supone la mayor tasa de contaminación. Dentro del Complexo Intermareal encontramos zonas con una contaminación severa.

Todavía es pronto para saber de donde proceden estas substancias tóxicas, pero los investigadores plantean diversas hipótesis. Una de ellas apunta a las explotaciones pesqueras y las bateas de la ría, además de a los bancos de marisco, pero no es la única. Por ejemplo, la contaminación por arsénico y cobre podría ser fruto de los tratamientos con fungicidas y plaguicidas de los viñedos de las explotaciones vitivinícolas de la zona, lo que afectaría directamente a la Consellería de Medio Rural.

Otro de los puntos más afectados por el arsénico y cobre es el estuario del Umia, algo que se podría achacar a la pintura de los cascos de los barcos, hipótesis que los propios científicos descartan ya que no justificaría unos niveles de contaminación tan elevados. Por su parte, el plomo destaca en el puerto de Vilagarcía, donde amenaza el Complexo Intermareal; pero la explicación de su presencia es difícil. La SGHN quiere que la Xunta la investigue y estudia sus efectos en las aves, aunque sospecha que procede de la quema de combustibles fósiles.

Via: El País

Foto: aguamorta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...