Melanoma o cáncer de piel: cómo cuidarse

Se trata de una enfermedad que ha aumentado de forma considerable en los últimos tiempos, provocada en principio por la exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar. Con protectores solares y uso de sombreros, etc., se puede prevenir.

Cuando se acerca la época de verano comienzan a escucharse múltiples consejos acerca del cuidado de la piel; es que en los últimos años el cáncer de piel, o melanoma, se ha incrementado de forma considerable. No obstante, es una enfermedad que tiene un 50 % de probabilidades de curarse.

Hay tres tipos de cáncer de piel: Carcinoma basocelular (el más común de los tres y el menos peligroso, en caso de ser detectado tempranamente), comienza por un pequeño hundimiento de piel que sangra, provoca picazón y hace una costra que no se cura.

Carcinoma de células escamosas (el segundo más frecuente), el cual se presenta como una placa roja descamativa y/o ulcerada. Si no se trata da metástasis eventualmente.

Melanoma maligno (el más agresivo y menos habitual), puede aparecer repentinamente en cualquier parte de la piel -expuestas o no al sol-, y se origina con lunares.

En principio, es provocado por la exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar. Para poder disfrutar del sol sin peligro hay que tomar ciertos recaudos, como: usar sombreros anchos, ropa de colores claros, protectores solares con pantalla física y química, que se deben poner veinte minutos antes de exponerse al sol o bañarse (reaplicarlo cada dos horas). También usar lentes oscuros y evitar el sol entre las 10:00 a.m. y 4:00 p.m.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...