Malasaña busca su balcón más verde

Un concurso busca el balcón más verde de Malasaña. La iniciativa servirá para cambiar el color del barrio y ayudará a mejorar el aire que se respira en la capital.

Malasaña es un barrio diferente. El mítico barrio madrileño, origen de la Movida, siempre ha combinado tradición y modernidad, y a ese mix quiere añadirse un nuevo color: el verde. Ese es el objetivo de Rebrota Malasaña, un proyecto que persigue reverdecer el barrio desde sus paredes y balcones y que tiene una vertiente ecológica y otra competitiva, ya que al final del concurso el balcón más natural del barrio se llevará un premio.

Detrás de este proyecto están Nuria Sáenz López y Laura Pinto, que con su proyecto Rebrota Malasaña ganaron el concurso Proyectos con Espíritu, destinado al apoyo de emprendedores sociales cuyas ideas transformadoras e innovadoras supongan cambios positivos para la sociedad. Con su proyecto, pretenden que la naturaleza sustituya al cemento, lo que acercará la naturaleza a Madrid y de paso servirá para mejorar la calidad del aire de la capital y sensibilizar a sus habitantes sobre el medio ambiente.

Además, el proyecto servirá para mejorar la decoración de un barrio donde viven cerca de 50.000 personas que solo cuentan con cuatro plazas de dimensiones reducidas. Un oasis verde vertical en medio de la jungla de cemento que supone la gran ciudad. En todo Malasaña hay 36.000 balcones, y las impulsoras del proyecto esperan que los vecinos los llenen de plantas porque, dicen, la botánica es „una herramienta terapéutica, de sensibilización, relajante, y permite asistir al crecimiento de la vida”.

Todos los interesados en participar en el concurso ya pueden inscribirse. Para ello, hay que enviar un correo electrónico a rebrota@rojomenta.com o acudir en persona al número 23 de la calle del Espíritu Santo los lunes, miércoles y viernes entre las 18:00 y las 20:00 horas. Pero Rebrota Malasaña no se limita al concurso, sino que cuenta con dos fases más:

  • Talleres en los que los vecinos pueden aprender las bases de la jardinería y la horticultura en pequeños espacios, ya que además de plantas ornamentales los vecinos también pueden plantar en el balcón su propio huerto urbano.
  • Paseos organizados donde los guías acercan a los madrileños a los rincones verdes de Malasaña.

Sus organizadoras confían en que más barrios se sumen a la experiencia, y que los madrileños dediquen un espacio al verde en sus balcones. Ambas forman Rojomenta, un espacio en el que ofrecen servicios de agricultura y jardinería ecológica tanto a particulares como a grupos.

Vía: El País

Foto: Andrés Guerrero

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...