Los Rockefeller se apuntan a lo verde

Los descendientes de John D. Rockefeller, uno de los primeros magnates del petróleo, venderán sus participaciones petrolíferas para dedicarlas a las energías renovables.

Durante años, la familia Rockefeller fue una de las más ricas y odiadas del mundo. El patriarca John D. Rockefeller inició la saga de una de las seis familias que desde el siglo XIX han permitido a los Estados Unidos ser el país más poderoso del mundo, para lo que jugó un papel clave el negocio de refinerías de petróleo de su empresa Standard Oil. Enfermo y desprestigiado, en los últimos años de su vida Rockefeller cedió la empresa a sus hijos y se dedicó a la filantropía y a la investigación médica.

100 años y seis generaciones después, los descendientes del hombre que decía que su dinero se lo había dado Dios anunciaban que venderán sus inversiones en combustibles fósiles para destinarlas a las energías renovables. La noticia la dio la Fundación Hermanos Rockefeller horas después de la Marcha por el clima, mientras en la ONU, a muy poca distancia del famoso Rockefeller Center de Manhattan, los líderes mundiales se reunían para hablar de cómo hacer frente al cambio climático.

El momento y el lugar elegidos por la familia para hacer el anuncio parecen los ideales para cumplir con la obligación moral de limpiar su fortuna y demostrar su compromiso por conseguir un planeta mejor. Con esta decisión, una de las familias más importantes de los Estados Unidos se suma a la apuesta por un mundo verde, un movimiento nacido en las universidades del país y a un fondo global filantrópico que cuenta con el actor Mark Ruffalo (Bruce banner y Hulk en ‘Los Vengadores’) entre sus inversores privados.

Stephen Heintz, presidente actual de la Fundación Hermanos Rockefeller, asegura que la famila está segura que si el magnate siguiese vivo a día de hoy «como el astuto empresario que vislumbraba el futuro, dejaría atrás los combustibles fósiles para invertir en energía limpia y renovable». Los expertos aseguran que el todavía poderoso apellido Rockefeller no perderá relevancia tras asumir el compromiso medioambiental, y añaden que reforzará su imagen filantrópica.

La fundación la crearon en 1940 cinco de los nietos del empresario, de los que solo queda vivo David, que cumplió 99 años este verano. Poco antes de su cumpleaños fallecía en un accidente de avión Richard, su nieto, que era el miembro del clan más conocido por su labor humanitaria gracias a su trabajo en Médicos sin Fronteras. Su prima Valerie Rockefeller, nieta de John Rockefeller III, afirmó que «hay un imperativo moral para preservar un planeta saludable».

Vía: El País

Foto: Diana Robinson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...