Los buitres españoles colaboran con el ahorro energético

Los buitres españoles ayudan, cooperan y permiten un importante ahorro energético en España. Y la respuesta es lógica aunque muchos no se den cuenta de la situación. Es que los buitres, aves carroñeras, se alimentan de carroña impidiendo la incineración de miles y miles de toneladas de animales. De esta forma, al evitarse la incineración, se evita el gasto de energía. Conozcan en este post más de esta situación.

Los buitres españoles colaboran con el ahorro energético

Los buitres españoles ayudan, cooperan y permiten un importante ahorro energético en España. Intuyo que con esta afirmación muchos se estarán preguntando cómo puede ser que estos animales ayuden al mencionado ahorro de energía o por lo menos algunos estén sintiendo curiosidad en la información.

Y la respuesta es lógica aunque muchos no se den cuenta de la situación. Es que los buitres, aves carroñeras, se alimentan de carroña (carne corrompida; es la carne de animales muertos que sirve de alimento para algunos animales) impidiendo la incineración de miles y miles de toneladas de animales. De esta forma, al evitarse la incineración, se evita el gasto de energía.

Más precisamente, estos buitres, también llamadas rapaces necrófagas, permiten un ahorro energético similar al gasto anual de energía de nueve mil viviendas. Y además de este considerable ahorro energético, al comer la carne de animales muertos evitando que sean quemados, los buitres impiden que más de 190.000 toneladas de CO2 sean liberadas a la atmósfera.



Según explica Bernardo Robles, presidente de la Asociación para la Defensa de la Naturaleza CARALLUMA, la incineración del total de toneladas de carroña que se genera en España significa “un alto coste energético, económico y ambiental derivado de la emisión de gases contaminantes y la imposibilidad del reciclaje natural de estos nutrientes por parte de la fauna salvaje”.

Vale mencionar que en España se producen cerca de 380.000 toneladas de carroña por año, de las cuales aproximadamente unas 150.000 toneladas  equivalen a ovejas y cabras. Esto, sin duda alguna, nos invita a una seria reflexión sobre el aporte que hacen los buitres al comerse gran parte del total de carroña producida en el país. Respecto a esto último, se tienen datos que un buitre adulto en libertad consume unos tres kilos de carne por semana, en tanto que entre toda la población de buitres españoles se llega a consumir aproximadamente 10.000 toneladas.

Uno de los mayores inconvenientes de la situación actual, es que debido a diversas situaciones, los ganaderos están obligados a informar la muerte de sus animales, ya que éstos son considerados material específico de riesgo, y a quemarlos. Por lo tanto, frente a este panorama, Robles  pide que hayan cambios en el actual modelo de gestión para la alimentación de las aves carroñeras.

Uno de estos cambios es modificar los seguros ganaderos, ya sea abaratando los mismos o eliminándolos. Y es que el ganadero abona una cuantía por cabeza de ganado para cubrir la recogida y el tratamiento del cadáver, mientras que esta labor la pueden hacer los buitres con los mencionados beneficios.

Para concluir, os dejo un dato más: Una oveja viva de unos 45 kilos tiene un precio mayorista de 23 euros, en tanto que su recogida y tratamiento cadavérico cuesta entre 30 y 40 euros.

Fuente: El Mundo

Foto: Buitre por Mongider en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...