Las sequías africanas están influidas por el hemisferio septentrional

Para explicar los cambios climáticos en el este de África, donde se pasa de lluvias torrenciales a sequías, la hipótesis clásica se basaba en la circulación atmosférica, más concretamente en los movimientos del frente ecuatorial

Para explicar los cambios climáticos en el este de África, donde se pasa de lluvias torrenciales a sequías, la hipótesis clásica se basaba en la circulación atmosférica, más concretamente en los movimientos del frente ecuatorial. Todo era falso, según afirma hoy un equipo americano, que exploró el fondo del lago Tanganyika. La situación sería más compleja, relacionando climas de regiones separadas por largas distancias.

The Nyanza Project, University of Arizona

En 2004, Jessica Tierney y sus colegas de la Brown University (Providence, Rhode Island) surcaron el lago Tanganyika, entre Zaire y Tanzania para extraer una multitud de sedimentos del fondo, hasta 650 metros bajo la superficie. Han sido necesarios dos años de análisis para medir sutilmente el contenido en isótopos de hidrógeno y el estado de los ácidos grasos en los restos de vegetales y después conectar estos datos con las variaciones de la humedad del aire ambiental, permitiendo viajar 60.000 años en la historia del clima de la zona.

Este paciente trabajo ha tirado por tierra una teoría en vigor que explicaba el clima de esta región del sureste de África, y, en particular, los períodos de sequía. Esta hipótesis alega la influencia de un estrecho pasillo de aire en el Ecuador entre los alisios norte y sur, que se llama frente ecuatorial o zona de convergencia intertropical, o también ITCZ (Intertropical Convergence Zone). Durante el verano del hemisferio septentrional, esta masa remonta hacia el norte cargada de aire caliente y húmedo, que se aleja así de las regiones del sur de África. Seis meses más tarde, el ITCZ vuelve a bajar, rechazando la humedad hacia el sur.


A escala de los 60.000 últimos años, este vínculo no parece en absoluto establecido, según los autores del estudio. A su modo de ver, el clima en esta región se conectaría a el que reina en el hemisferio septentrional… Los investigadores piensan haber situado al menos tres largos períodos durante los cuales la situación se invertía incluso completamente: un frente ecuatorial instalado muy arriba y un clima muy húmedo en la región del lago Tanganyika. Además, se pusieron de relieve algunos cambios climáticos brutales, en particular, durante el episodio del reciente Dryas (una corta interrupción de la desglaciación al final de la última era glaciar). En estos acontecimientos, un clima muy lluvioso se instalaba en menos de trescientos años en el sureste de África. Por último, a su modo de ver, la sequía actual se habría establecido hace tres mil de años.

La correlación, en cambio, parece más estrecha con las temperaturas de superficie del Océano Índico, la intensidad de monzón en India y también, de manera inexplicable, con las variaciones climáticas en el Atlántico Norte. Para explicar la influencia india, los autores hacen la hipótesis de que los vientos de Asia se cargan de humedad en el Océano Índico y esto sobre todo teniendo en cuenta que el agua es caliente.

Estas observaciones no permiten resumir un mecanismo climático sino que ponen más dudas sobre los modelos actuales del clima. Parece que regiones muy distantes pudieran estar climáticamente relacionadas. Parece también que pueden producirse cambios importantes en el clima de una forma mucho más rápida de lo que somos capaces de imaginar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...