Las depuradoras perjudican el Lago de Sanabria

El 87% de biodiversidad del Lago de Sanabria, en Zamora, ha desaparecido por culpa de la contaminación producida por la puesta en marcha de dos depuradoras junto al lago tras años en los que no funcionaron.

Malas noticias para el Lago de Sanabria, en Zamora, y para las especies que habitan en este parque natural. Desde 2008, el lago zamorano ha perdido un 87% de su biodiversidad por culpa del aporte a sus aguas de nutrientes que no se han tratado como debería. A esta demoledora conclusión ha llegado la Estación Biológica Internacional (EBI) tras realizar diferentes estudios biológicos y físico-químicos en el Lago.

Entre las especies más afectadas por esta pérdida de biodiversidad está el fitoplacton. Si hace cinco años la Confederación Hidrográfica del Duero tenía catalogadas 37 especies de fitoplacton en Sanabria, ahora solo tiene cinco. Además, el agua del Lago ha superado los niveles de fósforo y nitrógeno de forma «alarmante». El informe biológico del EBI apunta a una intensificación de la contaminación del agua entre los meses de octubre y diciembre.

Detrás del aumento de la contaminación se esconde, según la EBI, el arranque de dos de las depuradoras situadas junto al Lago, que han empeorado la calidad del agua por culpa del efecto lavado. La EBI critica que las depuradoras y colectores se han reactivado de forma «apresurada», tras años en los que ni han funcionado ni han recibido un mantenimiento correcto. Así, han arrastrado al Lago de Sanabria todos los nutrientes fecales que tenían acumulados en sus infraestructuras.

Para hacernos una idea más gráfica, las depuradoras hacían de fosa séptica, y ahora todo ha acabado en el agua. Pero este no es el único problema, ya que a la rápida apertura de las depuradoras hay que sumar el problema que supone diluir ilegalmente el nivel contaminante de las muestras tomadas para la inspección infiltrando agua pluvial en los sistemas de depuración, causa del aumento de los niveles de fósforo y nitrógeno.

Tanto desde la Consejería de Medio Ambiente castellanoleonesa como en la Confederación Hidrográficica del Duero -responsable del control de los vertidos- quitan hierro al asunto, y critican que los informes de la EBI son «inconsistentes y carentes de verosimilitud».

De hecho, desde la Confederación Hidrográfica -dependiente de Medio Ambiente- aseguran que las depuradoras anexas al lago nunca dejaron de funcionar salvo en casos o incidentes puntuales. Su versión contrasta con la de los vecinos de Ribadelgo, junto al Lago de Sanbrio, quienes asegura que las instalaciones dejaron de funcionar con normalidad hace unos años.

Más información: El País, Europa Press

Foto: M.Peinado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...