Las cuotas pesqueras comunitarias seguirán principios medioambientales

Los ministros de Pesca europeos han alcanzado un acuerdo según el cual las cuotas pesqueras se empezarán a regir siguiendo criterios de sostenibilidad y medio ambiente.

El reparto de las cuotas pesqueras entre los países de la unión Europea siempre es un tema polémico, ya que es difícil conseguir un equilibrio entre tantos países, sin olvidar la sobreexplotación que sufren algunos mares y caladeros. El último acuerdo al que han llegado los 27 es que la política pesquera común siga principios medioambientales. Los ministros de pesca han accedido a que el reparto de las cuotas no se limitará a criterios históricos, sino que tendrá en cuenta aspectos como el impacto social sobre el medio ambiente, el historial de los Gobiernos en el cumplimiento de las leyes o su contribución a la economía local.

Una de las demandas con un futuro incierto es que a estos criterios se añada la flota artesanal de cada país, como pedían los eurodiputados. La pesca artesanal es la que crea más empleo y pesca de manera sostenible. A cambio de estos criterios, el objetivo de Rendimiento Máximo Sostenible no será obligatorio hasta 2020, y se reduce la cantidad de peces que se devuelven al mar tirándolos por la borda. 2015 era el año en que el objetivo de Rendimiento Máximo Sostenible debía perseguirse, aunque se ha ampliado a 2020, y en 2015 solo se aplicará «cuando sea posible».

La reducción de los descartes (la polémica práctica en que se devuelve al mar la pesca muerta poco rentable económicamente o que no interesa por las dificultades de su conservación) es uno de los elementos claves de la reforma. Pese a que ecologistas y la comisaria europea de Pesca María Damanaki querían eliminar esta práctica por completo, los pescadores tendrán un mínimo margen para estos descartes, que poco a poco se reducirá del 7 al 5%. Para Simon Coveny, ministro de Pesca de Irlanda (país que ostenta la presidencia europea), el acuerdo, que llega después de tres meses de negociaciones, implica un cambio «radical» de modelo pesquero, aunque también es «viable y realista».

Coveny añadió que todavía quedan «algunos aspectos técnicos pendientes«, por lo que la plasmación de los acuerdos en un texto oficial podría retrasarse hasta el mes de julio. Los ecologistas también se han mostrado satisfechos con el resultado de las negociaciones y del papel que han jugado en ellas; aunque como explica Uta Bellion, del grupo de presión Ocean 2012 «el Parlamento y el Consejo aún tienen que resolver cuestiones técnicas y acordar un futuro régimen comunitario de subvenciones a la pesca». por su parte, Ulrike Rodust, representante del Europarlamento en las negociaciones, añadió que el acuerdo responde a la petición que los niveles de biomasa de los stocks también se tengan en cuenta.

Fuente: El País

Foto: FreeCat

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...