La tortuga gigante y última en su especie Solitario George muere en Galápagos

La tortuga gigante Solitario George ha muerto sin dejar descendencia, provocando así la extinción de esta subespecie. Su cuerpo se expondrá embalsamado en el Parque Nacional Galápagos.

Solitario George, la última de las tortugas gigantes de la subespecie Chelonoidis Abingdoni, ha muerto en las islas Galápagos a sus más de 100 años de edad. Se trataba de un macho nacido en la isla de Pinta que se había convertido en el símbolo del archipiélago.

Solitario George

Solitario George.

La historia de esta especie, está marcada por un momento en el que las cabras, animales introducidos por el ser humano en la zona, fueron un impacto para el hábitat y llegaron a provocar el peligro de extinción de las tortugas gigantes de la isla. Por eso un grupo de cazadores se encargó de solucionar el problema y ellos fueron los que encontraron a Solitario George en 1972.

Desde ese momento, entró en el programa de crianza en cautiverio de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) y el objetivo de los grupos que defienden la conservación de las especies, ha sido conseguir su reproducción.

Al principio, se le juntó con hembras de la especie de volcán Wolf. A los 15 años de esto, se apareó con alguna, pero resultó que los huevos no eran fértiles. Despúes y hasta el día de hoy, se le juntó con hembras de la especie de la isla Española, pero tampoco ha habido suerte, por tanto ha muerto sin descendencia y así ha terminado la vida de su especie.

Las islas Galápagos, en el océano Pacífico, son famosas por su gran diversidad de especies (tortugas, flamingos, piqueros, albatros, iguanas terrestres y marinas o cormoranes) y por los estudios del científico británico Charles Darwin que le llevaron a presentar su Teoría de la Evolución por la selección natural. El archipiélago fue declarado en 1978 Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Según la DPNG, Solitario George fue encontrado en posición de ir hacia el lugar donde bebía agua y se piensa que pudo ser por un paro cardíaco, pero hay que esperar a la autopsia para confirmarlo. Además afirman que «el legado que deja la tortuga será un mayor esfuerzo en investigación y gestión para restaurar la isla Pinta y todas las otras poblaciones de tortugas gigantes de Galápagos».

El cuerpo de la tortuga gigante visitada por miles de turistas, permanecerá embalsamado en el Parque Nacional Galápagos para poder seguir disfrutando de su grandiosa belleza.

La historia de George es otro de los ejemplos de animales extinguidos de este planeta. La parte buena es que sirve para comprometernos con el medio ambiente y saber que hay especies que están desapareciendo y que entre todos podemos ayudar a que no ocurra.

Foto| Mike Weston

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...