La recogida de cartón cae por la venta ilegal

Los municipios catalanes han visto como desde 2008 la cantidad de papel y cartón que recogían se ha reducido en un 37% por culpa, principalmente, de la recogida clandestina.

Las imágenes de personas arrastrando sus carros llenos de cartones y papeles por las ciudades españolas, rebuscando en los contenedores en busca de estos materiales pueden recordarnos otras épocas del pasado, pero se han convertido en algo cotidiano en muchas ciudades. La venta ilegal de papel y cartón se ha convertido en una de las formas de subsistir de muchas familias, pero ha supuesto un gran descenso en la recogida oficial de estos residuos, es decir, aquella realizada por los Ayuntamientos.

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria y el inicio de la crisis en 2008 hasta el año pasado, la Agencia de Residuos de Catalunya afirma que la recogida municipal de papel y cartón se ha reducido en un 37%. «Gran parte de la caída de la recogida es por los robos», afirma el director de la Agencia, Josep Maria Tost. Si nos fijamos en las cifras, vemos que los años previos a la crisis los consistorios catalanes podían recoger más de 200.000 toneladas de estos residuos al año; mientras que en 2012 tan solo se llegó a las 137.000.

Uno de los ejemplos más ilustrativos es el de Vic, donde en 2011 la recogida de cartón y papel se había reducido en un 50% a causa de esta actividad. Barcelona también ha visto como se reducía progresivamente la recogida de cartón, y hace tres años empezó a luchar contra esta actividad. La Guardia Urbana ha aumentado su actividad ante lo que consideran «grupos organizados» de recogedores furtivos.

Pero ni la vigilancia ni las multas por «escoger y seleccionar residuos depositados en la vía pública, incluyendo los que hay dentro de los contenedores» parecen surgir demasiado efecto, pese a que afirman haber reducido el número de camiones que se utilizan para transportar el cartón al punto de venta. Si en el último trimestre se mantiene el mismo nivel de recogida por parte de los servicios de limpieza del Ayuntamiento que en los primeros nueve meses del año, Barcelona habrá recuperado 86.671 toneladas, aproximadamente la mitad de lo que recogía hace cuatro años.

Como suele pasar en estas ocasiones, el aumento de recogida de cartón clandestino es paralelo a la subida del precio de la materia prima. Antes de la crisis, el precio de la tonelada de papel o cartón estaba en torno a los 30 euros, pero desde 2011 se ha llegado a triplicar, y oscila entre los 60 y 90 euros por tonelada. Mientras, los recogedores no oficiales cobran entre seis y nueve céntimos por kilo de papel recogido.

Fuente: El País

Foto: Annie Roi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...