La minería de oro peruana hace peligrar la Amazonia

La minería ilegal en la región peruana de Madre de Dios supone todo un peligro para la selva amazónica. En cinco años se ha triplicado la deforestación por la actividad minera.

En Perú, el estallido de la crisis en 2008 coincidió con un repunte del precio del oro que se ha mantenido hasta hoy en día. En un país que esconde grandes recursos de este mineral, era de imaginar un incremento de la minería del oro, que en muchas ocasiones se ha hecho de manera ilegal, sin los permisos correspondientes por parte del Gobierno, lo que ha puesto en peligro la selva amazónica peruana, unos bosques tropicales que han sufrido más de lo que se pensaba.

A esta conclusión llega un estudio realizado por el Carnegie Institution of Science y el Ministerio de Medio Ambiente peruano, que se han servido de imágenes de satélite y datos tomados in situ por el equipo de investigadores liderado por Greg Asner para llegar a conclusiones tan alarmantes como que en tan solo cinco años se ha triplicado la tasa de deforestación o que entre 1999 y 2012 la superficie utilizada en la minería ilegal aumentó un 400%.

Bolivia, Colombia o Ecuador también han sufrido un repunte de la minería de oro estos años, pero es la Madre de Dios peruana la región más perjudicada medioambientalmente hablando. Es una región famosa por sus bosques y biodiversidad, sus reservas de carbono y la presencia de grandes poblaciones de jaguares o grandes primates. Por eso, según el estudio,»extraer el oro que subyace en la selva supone una amenaza para la biodiversidad y para el carbono secuestrado en las plantas y los suelos que cubren los depósitos».

En 2012, la minería ilegal suponía el 51% de las explotaciones de la zona, y tenía el mismo impacto ambiental que «las tres grandes minas de la zona». Se calcula que hay unos 50.000 mineros en la zona, muchos de ellos sin permiso gubernamental, controlados por los denominados «Señores del Oro», que consiguen los derechos sobre la tierra de las administraciones regionales. El trabajo infantil y forzoso y la violencia están a la orden del día.

Pero el estudio no se limita a denunciar la grave situación de la Amazonia peruana por culpa de estas actividades ilícitas, sino que también propone soluciones como una legislación más proteccionista para las selvas tropicales y cursos de agua y un mayor control de la especulación con el oro en los mercados financieros. Una vez más, los intereses del medio ambiente quedan supeditados a los de Gobiernos y a una actividad económica ilegal.

Fuente: Ecología Verde, El Mundo

Foto: chuck624

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...