La Línea, capital española de la contaminación

La industria o los atascos de entrada a Gibraltar sitúan a La Línea de la Concepción como la ciudad española con pero aire, aunque solo 46 aportaron sus datos a la OMS.

Con 70.000 habitantes rodeados por Gibraltar a un lado y un polígono industrial al otro, La Línea de la Concepción es el municipio español con un aire más contaminado según Naciones Unidas. Al menos, lo es de los 46 españoles que participaron en el estudio de la ONU que revelaba que más de la mitad de la población urbana respira un aire demasiado contaminado, porque como señalan los propios linenses, si las industrias están en localidades vecinas, ¿no tendrán ellas una contaminación más elevada?

Desde la OMS, autora del estudio, recuerdan que para hacer el estudio se tuvieron en cuenta los datos del año 2011 que aportaron voluntariamente 46 ciudades españolas y que es muy probable que haya ciudades con un aire en peor estado. Pero la realidad es que 35 de las 46 ciudades analizadas tenían más de 20 microgramos de partículas PM10 por metro cúbico, el límite que marca la OMS, y que La Línea era donde más había (33) por delante de Málaga (32), Albacete y Bilbao (31).

Aunque la OMS cifra en 20 el límite de microgramos de estas partículas perjudicial para la salud, la Unión Europea establece 40. Quizá esto podría explicar que la contaminación no aparezca entre las primeras preocupaciones de los linenses, donde si está el paro, estrechamente ligado a la contaminación. Con más de 10.000 parados en abril, la actividad en los polígonos que la rodean y en Gibraltar son esenciales para la economía linense, por lo que la solución no pasa por el cierre de industrias.

Pero la industria no es el único causante de la contaminación del aire linense. A ella hay que añadir causas naturales como las intrusiones saharianas y el tráfico de vehículos que va a Gibraltar, un problema agravado por las retenciones que provocan los controles de la Guardia Civil. Una de las medidas estrella para atajar el problema la propuso el alcalde popular Alejandro Sánchez: una tasa de 5 euros para cada coche que cruzase a Gibraltar. Sin embargo, lo que definió como una tasa ecológica jamás se llegó a aplicar.

La Plataforma de Ciudadanos Rodeados por las Fábricas, integrada por ecologistas, políticos y sindicatos, propuso un gran estudio epidemiológico y una moratoria a la llegada de nuevas industrias. Sin embargo, esta última propuesta hizo que los políticos y sindicatos abandonaran la Plataforma. Mientras, el servicio de Epidemiología de Andalucía asegura que según sus informes no hay pruebas de que la industria perjudique la salud de los linenses, aunque algunos expertos critican que estos estudios «minimizan» la cuestión.

Vía: El País

Foto: cudipeich

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...