La langosta del desierto venezolano

Debido a que las langostas son plagas bastante destructivas, el gobierno venezolano se vio en la obligación de estudiar este fenómeno que apareció en las localidades de Sucre.

Ya en el Antiguo Testamento se habla de que ocho plagas fueron las que invadieron Egipto. De hecho en África, India y Medio Oriente las plagas de langostas que se presentaron se caracterizaron por tener grandes cantidades de estos animales en diferentes áreas y solo cuando tenían las condiciones ambientales favorables, ya que luego se desplazaban a otras regiones, atacando y también destruyendo cultivos y toda la vegetación que podían encontrar a su paso, por lo que una de estas plagas puede causar hambruna en diferentes ciudades.

El año pasado, una plaga de estas atacó Somalia en donde se calculó en 1.6 x 100 individuos que tenían un peso de 50,000 toneladas y sabiendo que cada una de estas come lo que pesa, ya se puede avizorar cuáles son las dimensiones del daño.

Así, en este continente africano se encuentra una especie de esta langosta que se encuentra en el desierto del Sahara, de hecho su zona de cría es en la franja que bordea este desierto  y también en la Península de Arabia. En el país de Venezuela, los ataques se dieron entre los años de 1881 y 1885, es decir durante la época de la colonial y también durante 1913 y 1918, los cuales produjeron daños de magnitudes catastróficas a nivel de la agricultura, por lo que en ambas ocasiones el gobierno tuvo que declarar en emergencia nacional dicho país. Así, se pudo determinar que las especies de langostas americanas que causaron estos daños pertenecían sobre todo al género de la Schistocerca Stal.



La langosta del desierto en el continente americano
En octubre de 1988 se da el primer reporte de la invasión de langostas que no se conocían en las zonas del Caribe y Surinam. Luego, para el mes de noviembre, se da otro reporte de  la misma invasión en diferentes localidades del estado de Sucre, Venezuela; por lo que un estudio al detalle de los ejemplares capturados demostró que se trataba de la langosta del desierto. Luego, se encontraron más ejemplares en los estados de Aragua, Carabobo, Distrito Federal, Falcón, Miranda y Monagas.
Así, esta llegada al continente americano está relacionada con las corrientes aereas que se produjeron por el huracán Joan, el cual se llega a originar muy cerca de las costas del oeste del continente africano y que a su vez afectó a las Antillas Menores, Trinidad y también las costas del norte de América del Sur (donde se encuentra indeciblemente incluido Venezuela)

La langosta en Venezuela
La información recientemente obtenida hasta el día de hoy acerca de los países del Caribe que han tenido problemas por presencia de langostas del desierto, tiene que ver en parte lo que se ha podido observar en Venezuela, y lo que también hace pensar que representan un peligro inmediato para la agricultura. De hecho, se puede deducir que  las características de estas langostas que pudieron llegar hasta las costas, es decir adultos sexualmente inmaduros que estaban muy débiles y muy poco activos; podían ser potencialmente un peligro.

Así, ante la amenaza que esto representa es bastante necesario que tanto las  instituciones públicas como privadas, así como los productores y personas en general, colaboren para que se pueda efectuar un seguimiento en todo el país para así, obtener información acerca de la distribución, densidad, cultivo afectado y la intensidad del daño.

En el presente artículo se describen las características de la langosta del desierto y su ciclo de vida; se comparan estas características con las especies nativas por medio de una clave pictórica, con el fin de facilitar su  identificación.

Descripción y reconocimiento de la langosta del desierto
La langosta del desierto, Schistocerca gregaria (Forskal), es parte de la familia Acrididae del orden Orthóptera y desde que se le conoce siempre se ha caracterizado por ser un insecto de cuerpo alargado, con una longitud de 6 a 8 cm de largo desde la cabeza hasta el ápice de las alas en su forma adulta.

Su color puede ser variable. Así, en su fase solitaria toma un color marrón, grisáceo o amarillento, a veces también verdoso; en otras oportunidades se presentan bandas longitudinales más claras en la parte anterior del cuerpo. En su fase gregaria, como las que llegaron a Venezuela, son de color rosado, para luego ser amarillas a medida que alcanzan su madurez sexual (esto siempre y cuando se encuentran en las condiciones apropiadas para su reproducción).

En la parte del vientre, entre las pata presenta una  saliente en forma de espina vertical algo inclinada hacia atrás; las alas anteriores tienen manchas oscuras de forma irregular y las alas posteriores son transparentes. Las patas posteriores son bastante desarrolladas, las cuales son perfectas para saltar y tienen la misma coloración general del cuerpo.
Así, en el país de Venezuela hay diferentes especies de langostas muy parecidas a la langosta del desierto lo que puede llevar a confusiones, y además son muy variables en tamaño y coloración. Por esto, no es fácil diferenciarlas.

Cómo controlarlas
Solo se puede hacer cuando la langosta de reproduce en grandes cantidades, es decir en su fase gregaria. Así, se usan productos químicos a través de aspersiones o bien en forma de cebos. Estos productos dependen de la falla del insecto al no poder auto controlarse y la cercanía de la infestación a zonas pobladas de seres humanos.

Así, los más efectivos contra estos adultos en etapa reproductiva son: Fenitrotion, Diazinon y Malathion.; y además también existe un cebo que se extrae de un protozoario (Nosema locustae) Canning, el cual debe probarse en esta especie.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...