La crisis no evita que suban las emisiones de efecto invernadero

Vigo acogió la reunión anual del Grupo III del IPCC, que prepara un informe sobre el cambio climático para 2014. Aunque el resultado es confidencial, dejó un dato alarmante: la crisis no ha impedido un aumento de la emisión de gases de efecto invernadero en los últimos años.

Las emisiones de gases contribuyen a la contaminación atmosférica.

Entre el 5 y el 9 de noviembre se celebró en Vigo una reunión del Grupo III del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas para preparar el informe sobre cambio climático que verá la luz en 2014. Casi 300 investigadores de 56 países estuvieron en la ciudad gallega, y aunque el resultado de las reuniones no se hace público, se pueden extraer varias conclusiones. La primera, buena, que se han logrado «avances» de cara al informe de 2014, como explicó Xavier Labandeira, uno de los investigadores que participó en las reuniones.

La otra conclusión no es precisamente buena, ya que pese a la crisis económica que afecta a las principales economías del planeta -Europa, Estados unidos, Japón e incluso China también la sufre-, las emisiones de gases de efecto invernadero han subido de forma «muy considerable» en los últimos años. Uno de los copresidentes del IPCC, el alemán Ottmar Edenhofer, achacó este incremento al uso cada vez mayor del carbón en diversos lugares del planeta donde su precio ha subido menos que el del gas.

Para Edenhofer, esta es una clara muestra de que «no se está en el camino adecuado y no se están consiguiendo los objetivos deseados», por lo que el IPCC debe plantearse como objetivo de cara al nuevo informe sobre cambio climático cómo sería y qué pasaría en un mundo sin políticas climáticas. También vaticinó que el problema del siglo XXI no será la falta o limitación de carburantes, sino la capacidad de la atmósfera para captar contaminantes.

Otro de los copresidentes de este Grupo III del IPCC, Youba Sokona, ilustró perfectamente la problemática del cambio climático, un fenómeno que se debe tratar a largo plazo «como la hipertensión». Para Sokona, siempre habrá gente que dude de la existencia del cambio climático, pero no por falta de evidencias científicas, sino por «otras razones». En este sentido, Xavier Labandeira insistió en que la lucha contra el cambio climático y la crisis son compatibles. Como ejemplo puso una reducción de emisiones que implica un descenso del gasto energético; o las energías renovables, que generan numerosos puestos de empleo.

El IPCC apareció en 1988 bajo el auspicio de la ONU y de la Organización Meteorológica Mundial para analizar la información existente sobre los riesgos del cambio climático provocados por las personas y sus consecuencias y posibilidades de atenuación. Existen tres grupos de actuación: el I, que evalúa los aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático; el II, que estudia las consecuencias del cambio climático sobre los sistemas socioeconómicos y naturales; y el III, que trabaja con las emisiones de gases de efecto invernadero y su reducción.

Foto: Eneas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...