La contaminación provoca bajo peso al nacer

Un estudio revela que la contaminación del aire es uno de los factores controlables para prevenir el nacimiento de niños con bajo peso.

Hasta ahora sabíamos que una exposición a la contaminación de los coches durante el embarazo o el primer año de vida aumentaba el riesgo de autismo, pero este no es el único problema que la polución causa en los más pequeños. Ahora, un estudio del Centro de Investigación de Epidemiología Ambiental (CREAL) advierte de que la exposición a contaminantes industriales o del tráfico en el embarazo incrementa el riesgo de bajo peso al nacer -bebés que pesan menos de 2’5 kilos tras 37 semanas de gestación-.

Según los datos del estudio del CREAL, por cada incremento de cinco microgramos de partículas PM2’5 por metro cúbico, las probabilidades de sufrir bajo peso aumentan un 18%. El estudio se ha realizado sobre más de 74.000 mujeres de 12 países europeos con una exposición a estas partículas que iba de los 10 a los 30 microgramos por metro cúbico. El límite legal se encuentra actualmente en los 25 microgramos, y la Organización Mundial de la Salud habla de 10 microgramos por metro cúbico para como media anual de calidad del aire.

Jordi Sunyer, codirector del CREAL, calcula que si los niveles de partículas PM2’5 descendieran a los 10 microgramos por metro cúbico señalados por la ONU «se podría prevenir el 22% de los casos de bajo peso al nacer de los partos de más de 37 semana». Aunque las ciudades europeas no superan el límite legal, queda patente que incluso sin superarlo hay efectos nocivos para la salud. La OMS y el CREAL quieren bajarlo, aunque Sunyer destaca que «no hay un límite por debajo del cual no haya ningún efecto».

«A más cantidad, más repercusiones», añade Sunyer. Pero, ¿de qué repercusiones habla? Los especialistas señalan que si el perímetro craneal no llega al límite inferior de la edad del neonato el bebé podría tener una evolución neurológica anormal a largo plazo. Además, un crecimiento en el útero a una velocidad menor de la normal podría tener repercusiones en la salud del niño. A largo plazo, tendrán más probabilidades de desarrollar hipertensión, diabetes o hiperlipemia.

Los autores del estudio señalan que los resultados «no son concluyentes». Sin embargo, tras analizar detalladamente la información recogida durante el embarazo y factores de riesgo como el tabaquismo, la edad, el peso y la educación de las madres, concluyen que la contaminación del aire es un factor de riesgo controlable para prevenir los nacimientos de bajo peso y sus consecuencias.

Fuente: El Mundo

Foto: Paco Abato

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...