La contaminación protagoniza la Maratón de Pekín

Una de las imágenes del fin de semana ha sido ver a los participantes de la Maratón de Pekín correr con mascarilla para protegerse de la grave contaminación de la capital china.

Era del todo ridículo, se supone que se corre para estar sano

Así de contundente se mostró Chas Pope, un atleta británico que el pasado domingo se encontraba entre los más de 25.000 atletas que tomaron la salida en la Maratón de Pekín. Sin embargo, la línea de salida no contaba con el aspecto habitual de estas pruebas, ya que muchos de los participantes lucían mascarillas. ¿La razón? Protegerse de la elevada contaminación que fue la gran protagonista de los 42 kilómetros de la capital china.

A la hora de la salida, la presencia de partículas PM 2’5 superaban los 400 microgramos por metro cúbico en algunos barrios de Pekín, muy por encima de los 25 que marca el límite legal diario de la Organización Mundial de la Salud, lo que llevó a declarar la alerta naranja por contaminación. Sin embargo, esto no fue suficiente para que los organizadores aplazaran la carrera, ya que, explican, la mitad de los participantes llegaron del extranjero o de otras regiones del gigante asiático.

Pope tiró la toalla en el kilómetro 10 al ver el estado de su mascarilla. Otros atletas siguieron adelante y se deshicieron de las mascarillas a medida que avanzaba la prueba, ya que les incomodaba a la hora de correr, mientras que algunos participantes hacían como Pope y no acabaron la carrera. Los tiempos por encima de 2:10 en hombres y 2:30 en mujeres con los que se ganó la prueba hablan de los problemas que añadió la contaminación a una carrera ya de por si complicada.

El sábado por la noche, la Asociación de Atletismo de China avisó en Weibo que los atletas debían tomar «medidas para proteger su salud» debido a la contaminación que desde hace semanas azota a la capital china; y estos se presentaron en la línea de salida con mascarillas de todo tipo, desde las simples mascaras quirúrgicas a las más complejas antigas. Los organizadores de la prueba se limitaron a ofrecer unas 140.000 esponjas en el circuito para que los corredores se limpiasen la piel.

Los problemas de Pekín con la contaminación no son ninguna novedad, y los tibios esfuerzos de las autoridades por resolverlo no parecen funcionar. Hace unas semanas, el Tour de Pekín ya vio como una de sus etapas tenía que recortarse debido a la contaminación; y antes de los Juegos Olímpicos de 2008 la contaminación de la capital china ya fue tema de debate entre muchos de los deportistas que compiten al aire libre. Este verano alberga el mundial de atletismo, así que veremos si los maratonianos también tienen que volver a lucir mascarillas para protegerse.

Vía: Noticas 24, Publimetro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...