La composición de los bosques y el CO2

El 57% de la superficie de España son bosques, lo que sitúa este país como el segundo de la Unión Europea con más superficie forestal, con un total de 26,27 millones de hectáreas. Los bosques ofrecen grandes beneficios, pero también hace falta una gestión que mantenga el buen estado y una composición variada. En regiones del Estado como Cataluña el pino sigue siendo mayoritario, pero se observa un aumento de otras especies. Entre estas, la encina es la que más se ha extendido.

La variedad de los bosques puede influir en el cambio climático

Investigadores del CREAF, Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales, han encontrado una explicación al papel que tiene en estos cambios el aumento en la concentración de dióxido de carbono. Con la luz solar, las plantas hacen la fotosíntesis, proceso por el cual transforman el CO2 en materia orgánica. En principio, el aumento de CO2 debería favorecerlas, pero eso tiene sus límites y varía según la especie. Las hojas de los árboles perennes, como la encina, son más robustas, tienen unos tejidos más gruesos que las hojas de especies caducas como el roble.

Al dióxido de carbono le cuesta mucho más entrar hasta los cloroplastos, donde se lleva a cabo la fotosíntesis, en una clase de hojas que en otra. Esto quiere decir que en las hojas de los caducifolios el dióxido de carbono entra mucho más fácilmente, de modo que está muy cerca del óptimo, por lo que un aumento de las concentraciones de este gas no es tan beneficioso en este tipo de hojas como en este tipo de hojas de aquí. Estas pasaban más hambre, por decirlo de una manera menos formal pero quizás más clara.

Se ha constatado que, en general, las especies de hoja perenne ganan terreno a las de hoja caduca, y que, junto con factores diversos como la temperatura o la disponibilidad de agua, la concentración de CO2 jugaría un papel importante. Y eso podría provocar cambios en cadena en los ecosistemas.

Y es que la especie dominante de una comunidad interactúa con todas las demás de una manera muy importante y cualquier cambio que pase a dominar una especie u otra cambia la comunidad de una manera que no podemos predecir, pero que tiene una influencia enorme. Ésta se hace evidente desde en los organismos del suelo hasta en los artrópodos que se están alimentando de estas hojas, las aves que se nutren de estos artrópodos, etc.

La mayor concentración de CO2 también favorece que las especies perennes sean más eficientes en el uso del agua, algo muy importante teniendo en cuenta la previsible disminución de recursos hídricos debido al cambio climático.

Foto: Julikeishon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...