¿La climatología afecta nuestro carácter?

Los días lluviosos o de extremo calor afectan sin duda a nuestro carácter, eso es algo que todos hemos comprobado alguna vez en mayor o menor medida, pero ¿hasta qué punto es relevante el factor climatológico en nuestro carácter?

Los días lluviosos o de extremo calor afectan sin duda a nuestro carácter, eso es algo que todos hemos comprobado alguna vez en mayor o menor medida, pero hasta qué punto es relevante el factor climatológico en nuestro carácter y toma de decisiones es el tema que traemos hoy a colación.

El clima inside en nuestro estado de ánimo

La climatología y la salud mental son un binomio a tener muy en cuenta en el comportamiento humano. Al menos esta fue una de las ideas principales que giraron en torno a la conferencia impartida ayer por Antonio Bulbena, catedrático de la UAB y Mónica López Moyano, licenciada en Física de la Tierra y el Cosmos y presentadora de “El Tiempo” en TVE.

La conferencia bajo el nombre “¿Influye la meteorología en la salud mental?”, inauguró la XX edición del curso de actualización en psiquiatría de Vitoria que reunirá hasta mañana a más de 400 expertos en este campo.

En su exposición, ambos científicos expusieron la idea de que si la climatología afecta a nuestro carácter, es en parte fundamental, por los cambios producidos en el factor lumínico. Así, los días soleados son afrontados con gran júbilo y energía, precisamente por la luminosidad que impera en ellos. «La luz es un sincronizador, pone en marcha mecanismos relacionados con nuestro estado de ánimo, con la atención», comentó Bulbena.

Del mismo modo, los días nublados afectan también en nuestro ánimo, pero de forma contraria «A partir de octubre o noviembre las personas meteorosensibles están más letárgicas, comen más, se sienten más espesos de la cabeza, no es una depresión triste, sino letárgica» recalcó el científico.

Esto explicaría y vendría a sostener la vieja teoría ya conocida sobre el alto índice de depresiones y suicidios en los países escandinavos con respecto a otras zonas de Europa, pues sus inviernos son excesivamente oscuros, con muy pocas horas de luz solar

Sin embargo no todo es cuestión de luces y sombras, también hay que tener en cuenta otros elementos meteorológico como, la lluvia. «Cuando hay una buena y abrupta descarga, las personas con ansiedad o migraña mejoran muchísimo, pero cuando llueve durante bastantes días, esas mismas personas tiene más riesgo de padecer estas dolencias en los jornadas previas», argumenta.

Algo similar ocurre con el sol, que en sí mismo es beneficioso y contribuye a mejorar el ánimo. Pero un exceso de calor, como los a menudo bochornosos días y noches de Agosto, es como todo exceso, perjudicial. «Produce que se fuerce el sistema vegetativo y los ansiosos y neuróticos fuerzan un circuito propio de presión, temperatura y sudoración, y lo pasan mal. Con los golpes de calor, cuando aumenta la temperatura, se eleva la agresividad. En salud mental hay muchos datos al respecto».

A la vista de ésta exposición, si hoy se siente especialmente pagado y alicaído, o si en cambio siente que su día es por entero un fabuloso “videoclip” y se siente con fuerzas para detener un tren, eche un vistazo al cielo por la ventana, quizás el tiempo tenga una pequeña parte que ver en ello y este es uno de los motivos por los que debemos preservar el Medio Ambiente e intentar no incidir tanto con el cambio climático.

Imagen: fotodigital.ar en Arte y Fotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...