La basura orgánica de Nueva York será biogás

El alcalde de Nueva York ha puesto en marcha un plan de reciclaje de residuos orgánicos para transformarlos en biogás, con el que se reduce el coste medioambiental de los residuos.

Hasta Nueva York, una de las ciudades más glamourosas del mundo, genera una cantidad ingente de basura todos los días. Después de fracasar en su particular lucha contra los refrescos extragrandes y la obesidad, el alcalde neoyorkino, Michael Bloomberg, ha iniciado una nueva cruzada para mejorar el medio ambiente en la ciudad, que incluye medidas para atajar el problema del reciclado de la basura. Uno de ellos es un plan para producir biogás a partir de los residuos orgánicos, que empezó a funcionar el pasado mes de abril.

En estos poco más de dos meses que lleva funcionando, cerca de 100 restaurantes de la ciudad de los rascacielos se han adherido de forma voluntaria al plan de recogida de desechos alimentarios. Entre los objetivos de Bloomberg destacan que en 2014 150.000 hogares y 600 escuelas se sumen al plan de reciclaje para que en 2015, o a más tardar en 2016, toda Nueva York recicle las sobras de la comida. Por ahora se trata de un programa voluntario, pero igual que pasa cuando no se separan el plástico, el papel o el metal en unos años se podría multar a los ciudadanos que no separen los residuos orgánicos.

De las 20.000 toneladas de basura que se generan cada día en Nueva York, cerca de un tercio corresponde a desechos alimentarios. Con el plan de compostaje, Bloomberg pretende que el 75% de ellos no acabe en los ya sobrecargados vertederos de Ohio, Carolina del Sur y Pensilvania. Con ello, además de ahorrar el dinero que supone trasladarlos y las emisiones que se producen en el transporte, también se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que ayuda a la lucha contra el cambio climático.

Además de reducir las emisiones de gases a la atmósfera, el medio ambiente también se beneficiará de que los residuos no acaben en vertederos, ya que se reciclarán en energías renovables. Bloomberg se ha marcado como objetivo de su plan la gestión de 100.000 toneladas de residuos alimentarios al año, una cantidad que equivale al 10% de los desechos que se generan en total.

El plan no es ningua idea exclusiva de Bloomberg, ya que otras ciudades importantes de los Estados Unidos tienen en marcha medidas parecidas a la que ha introducido Nueva York. La gran diferencia reside en la densidad de población de la ciudad de los rascacielos, ya que sus más de 10.600 habitantes por kilómetro cuadrado contrastan con los 6.800 de San Francisco, con un número de habitantes similar y un programa de reciclaje de residuos orgánicos muy parecido.

Fuente: Ecología Verde

Foto: wilhelmja

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...