Japón se prepara ante la llegada de nuevos tsunamis

El dramático desastre provocado por la naturaleza hace un año en Japón, aún está presente en la memoria de los japoneses al igual que en la del resto del mundo y a causa del accidente anterior, ha decidido ponerse manos a la obra.

El dramático desastre provocado por la naturaleza hace un año en Japón, aún está presente en la memoria de los japoneses al igual que en la del resto del mundo.

Tsunami Japón

El país siembre ha sufrido terremotos y ha sido propicio a sufrir tsunamis por lo que desde siempre ha tomado mediadas al respecto. Sin embargo la devastadora ola gigante que tuvo lugar en 2011, demostró que esto no es así. Japón no estaba realmente preparado y sofrío graves pérdidas tanto en la población como materiales.

La economía nipona se vio muy afectada, pero la consecuencia más grave sin duda, fue cómo se vio alterada la central de Fukushima cuya afectación habría implicado también una catástrofe nuclear. Esta planta sólo estaba preparada para soportar maremotos cuya altura no sobrepasase los 6 metros.

Desde entonces, Japón ha decidido revisar sus estudios y realizar otros nuevos para evitar situaciones como las pasadas, y estar preparados en caso de que se volviesen a producir tsunamis. Los expertos afirman que cualquier terremoto producido en la depresión de Nankai, situada en la costa de Japón, y que supere los 9 grados de magnitud en la escala de Richter provocarían olas gigantescas de unos 34 metros de altura. Debemos recordar que la que asoló la costa nipona el año pasado “solo” alcanzaba los 14 metros. Por lo que estamos hablando de situaciones bastante graves.

Los seísmos que generan estos desplazamientos tan grandes de agua, son muy difíciles de prever, únicamente cuando se han producido se pueden tomar mediadas ante posibles tsunamis. Pero el tiempo para reaccionar entre la producción de un terremoto y una ola gigantesca no es suficiente.

Los nuevos estudios geológicos han rebelado la posibilidad de un maremoto tectónico, tsunami, impactase cerca de la planta nuclear de Hamaoka; unja central situada a unos 200km de Tokio. Lo peculiar de su localización es que está muy cerca de la unión de dos placas tectónicas, por lo que es una zona muy propensa a los seísmos.

De hecho, el gobierno japonés pidió la interrupción de su actividad tras el incidente del año pasado; además existen estudios que indican la posibilidad de que se produzcan terremotos cerca de la central en los próximos 30 años. La operadora responsable de la planta, está construyendo un muro para paliar el efecto de posibles maremotos. Mide unos 18 metros y seguramente estará terminado en 2013.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...