Gran Bretaña cobrará por las bolsas de plástico

Gran Bretaña cobrará a partir de 2015 por el uso de bolsas de plástico en supermercados y grandes superficies comerciales. La medida ya se aplica con éxito en Gales e Irlanda del Norte desde 2011.

Cuando se cumplen dos años desde que los supermercados españoles comenzaron a cobrar a sus clientes por las bolsas de plástico, el gobierno de Gran Bretaña ha anunciado que cobrará por las bolsas a partir de 2015. Se trata de una de las medidas de protección ambiental anunciadas recientemente por el gobierno británico, y tiene como objetivo reducir drásticamente el uso de estas bolsas en todo el país. El año pasado, los británicos utilizaron 7.000 bolsas de plásticos, según el programa contra los residuos.

No es la primera medida de este tipo que se introduce en el país. Desde 2011, Gales e Irlanda del Norte ya cobran por el uso de bolsas de plástico en supermercados y grandes superficies comerciales, y la medida no ha podido tener un éxito mayor: en este tiempo, el uso de bolsas de plástico se ha reducido en un 76%. Pese a las campañas de educación ambiental y contra su uso que se repiten desde hace años, en 2011 y 2012 su utilizaron 800 millones de bolsas más.

A partir de 2015, cada cliente de un supermercado o cualquier gran superficie comercial de Gran Bretaña tendrá que pagar 5 peniques -unos 6 céntimos de euro- si quiere una bolsa de plástico. Más tendrán que pagar los ciudadanos de Nueva York si el alcalde Michael Bloomberg saca adelante su idea de cobrar por el uso de bolsas de plástico. En la ciudad de los rascacielos, la propuesta habla de cobrar 10 centavos -7 céntimos- en todas las tiendas y comercios de menudeo.

Los datos de uso de bolsas de plástico en Nueva York son alarmantes. Cada año, sus habitantes se deshacen de 5.200 millones de bolsas, lo que supone un coste de 10 millones de dólares para las arcas municipales solo para transportarlas a los vertederos. Si la iniciativa sale adelante, Nueva York se sumaría a ciudades como Los Ángeles o San Francisco, que fueron pioneras en cobrar por las bolsas de plástico en un intento por reducir su consumo.

Pese a que solo les damos un uso medio de 20 minutos, el proceso de biodegradación de las bolsas de plástico se puede alargar hasta los 1.000 años. Su contaminación tiene un efecto acumulativo, especialmente en los océanos, donde perjudica a las aves y la fauna marina. De hecho, en el Atlántico hay una isla de basura fruto de las corrientes y el viento donde se acumulan toneladas de basura. También en el Mediterráneo ha crecido la presencia de residuos de plástico.

Fuente: El Mundo

Foto: olgaberrios

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...