Ginebra probará un nuevo sistema de recarga rápida de bus eléctrico

Una empresa suiza ha diseñado un sistema de carga ultra rápido para el autobús eléctrico, que carga las baterías en 15 segundos. Ginebra será la primera ciudad en probarlo.

Uno de los grandes problemas para que la implantación de los vehículos eléctricos se convierta en realidad, a parte de las presiones de las petroleras, son las dificultades que encontramos a la hora de cargarlos. Problemas como la autonomía, infinitamente menor que la que proporcionan los combustibles fósiles -aunque haya aparecido algún prototipo que acaba con este problema– o los pocos puntos de carga están retrasando la implantación de estos vehículos ecológicos y que no contaminan.

Pese a todo, se continúan desarrollando sistemas para solucionar estos problemas. El último ejemplo lo encontramos en la localidad suiza de Ginebra, donde se pondrá en marcha el programa TOSA (Trolleybus Optimisation Système Alimentation). Se trata de un programa piloto para una línea de autobuses eléctricos, que tiene como gran novedad un sistema de carga ultra rápido, capaz de recargar las baterías del vehículo en apenas 15 segundos; diseñado por la compañía helvética ABB.

El funcionamiento del sistema es relativamente simple. Obviamente, en los 15 segundos que los pasajeros tardan en subir y bajar del autobús en cada parada no da tiempo a recargar el 100% de la batería del autobús, pero si que recibe un impulso de 400 kilowatios. Una vez que el autobús ha finalizado su recorrido y realiza el descanso en la última parada, basta con que esté conectado 3 o 4 minutos a la red para cargarse del todo y poder volver a iniciar su recorrido sin tener que preocuparse por si se queda sin batería a mitad del camino.

La clave de todo está en el cargador ultra rápido que se instala en las paradas. Este cargador, que se puede integrar en la propia parada, utiliza un brazo controlado por láser para conectarse con el receptáculo del autobús y proporciona la carga mientras realiza la parada. ABB ha diseñado este sistema pensando en las rutas urbanas de áreas clave, y lo ha definido como una solución de «cero emisiones», ya que utiliza energía eléctrica procedente de fuentes hidroeléctricas y no de la red eléctrica convencional; aunque podría hacerlo en zonas donde no exista ese tipo de energía renovable.

De momento, al línea piloto del proyecto TOSA unirá el aeropuerto de Ginebra y el Centro de Congresos Palexco. Claes Rytoft, jefe de tecnología de la empresa que ha diseñado el proyecto, destaca que se trata de una nueva generación de transporte público eléctrico que ya no está suspendido, como pasa con los tranvías o trolebuses. Rytoft confía en que este tipo de autobuses sean el primer paso hacia un modelo de transporte público «más flexible, rentable, público y que reduzca la contaminación y el ruido».

Fuente: TreeHugger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...