Europa retira 900 millones de permisos de emisiones de CO2

El Europarlamento retirará 900 millones de derechos de emisiones de dióxido de carbono para evitar la caída de precios en el mercado del carbono.

Una de las principales herramientas de la Unión Europea para combatir al cambio climático es el sistema de comercio de derechos de emisión de dióxido de carbono, con el que se cubren las emisiones de 11.000 instalaciones industriales de 31 países. Ante la caída del precio del carbono -emitir una tonelada cuesta 4’57 euros-, el Parlamento Europeo ha decidido retrasar temporalmente la venta de 900 millones de permisos de emisiones para estabilizar el mercado.

La retirada se producirá en una sola ocasión entre 2013 y 2020, aunque el Europarlamento rechazó que un año después se reintroduzcan en el mercado de forma «predecible y lineal», sino que se hará «más adelante». La Comisión Europea elegirá cuándo se reintegran en el mercado, aunque su primera sugerencia fue para 2019-2020. La Comisión Parlamentaria de Medio Ambiente ya acordó esta medida el 19 de junio, aunque al final no la aprobó. Esta vez ha salido adelante con 344 votos a favor y 311 en contra, mientras que 46 eurodiputados se abstuvieron.

Pese a los intentos por hacer funcionar el mercado del carbono, los resultados no han sido los esperados. Actualmente hay en circulación unos 2.000 millones de permisos -cada uno autoriza a emitir una tonelada de CO2-, y su precio llegó a ser de 2’46 euros en abril, después de que el Europarlamento rechazase la primera lectura de esta medida. Pese a la resolución del Parlamento Europeo y el incremento de dos euros en algo más de dos meses, a día de hoy continúa siendo más barato pagar por contaminar que invertir en tecnologías de producción más limpias.

El Europarlamento también ha rechazado que 600 de los 900 millones de permisos retirados pasen a manos de un fondo de ayuda al desarrollo y la innovación en materia de tecnologías limpias, algo que había propuesto la comisión de Medio Ambiente. Para los ecologistas, la medida no es más que un «parche temporal» y exigen a Europa que encarezca las emisiones; mientras que la Asociación Europea del Acero no ha dudado en criticar el incremento del precio de la energía para la industria que supondrá la medida en plena crisis económica.

Ahora es el momento de que el Consejo de la Unión Europea comience las negociaciones sobre la propuesta, aunque antes países como España o Alemania deberán definir su posición ante la medida. En la agenda comunitaria también deberían incluirse las reformas estructurales del mercado del carbono que desemboquen en un sistema más creíble o eficaz, algo que ya existe en países como China, según el eurodiputado de los socialistas alemanes Matthias Groote.

Fuente: El País

Foto: GuenterHH

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...