Estados Unidos afronta el cambio

Estados Unidos y Canadá gastan más que nadie para calentar o enfriar sus casas, en parte porque son muy grandes, en parte porque están mal aisladas -una cuarta parte del calor o del frío se escapa por las ventanas- y en parte porque la energía es barata.

Estados Unidos tiene un reto que afrontar con sus niveles de contaminación

Así se explica la perenne imagen de los rascacielos de Nueva York, 24 horas con las luces encendidas. Pero, además, las compañías petrolíferas están bloqueando, con su influencia, las medidas para cambiar la forma de pensar. Como apuntan desde las organizaciones de Medio Ambiente de EE.UU. los responsables de las petrolíferas son más fuertes, se hacen sentir más, asustan, y se juntan en lobbys que hacen juego sucio. El grupo de presión del carbón fue cazado enviando cartas falsificadas, haciéndose pasar por votantes que pedían a sus diputados que no votaran una ley de reforma integral contra el calentamiento global.

América Medioambiente es uno de los principales grupos de lucha contra el cambio climático. Incluso recicla el papel confidencial. Creen que la presencia de Obama en la cumbre de Copenhague ayudará a que el Senado vote la nueva ley de medio ambiente, en un país cada vez más concienciado.

Hoy las calles de los Estados Unidos empiezan a estar llenos de señales de cambio en esta mentalidad derrochadora de energía tradicional de los norteamericanos, como, por ejemplo, los dispensadores de tickets de aparcamiento que alimentados con energía solar o los cubos de colores para reciclar la basura. En ciudades como Nueva York ya es visible el carril bici. Y un servicio público de alquiler de bicicletas está disponible en algunas zonas de Washington.

Aún así, si tenemos en cuenta que en Estados Unidos un litro de gasolina cuesta unos cuarenta céntimos de euro, se entiende que las autopistas todavía estén llenas de coches que pueden gastar el doble que los europeos para hacer la misma distancia, y que el país no tenga un solo kilómetro de tren de alta velocidad.

Por eso es noticia el éxito de una compañía de taxis de Virginia, Envirotaxicab, una de las primeras del mundo con una flota compuesta únicamente por coches híbridos. Empezaron con una unidad, y ahora ya son 50. Y cada vez son más los clientes que les piden los servicios a ellos, sencillamente porque son taxis verdes, aunque esto a veces les ha supuesto algún problema en las paradas de los aeropuertos de Washington. Y es que en igualdad de condiciones, la gente va eligiendo verde, también en Estados Unidos.

Foto: ShedBOy^

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...