Encontrados nuevos cráteres en Siberia

La Península de Yamal se está sembrando de cráteres o embudos, como los definen algunos investigadores. Se han encontrado 7 cráteres pero según los últimos datos proporcionados por los satélites, el número de cráteres podría ascender a 30. Los científicos están preocupados y creen que este fenómeno guarda relación con el calentamiento del planeta.

Embudos de Siberia

El año pasado se descubría en Siberia, concretamente en la Península de Yamal, un curioso cráter de 30 metros de diámetro y 70 metros de profundidad que suscitó la curiosidad de los científicos. Aunque apareció hace un par de años según cálculos de los investigadores, unos decían que era fruto de un fenómeno natural, otros decían que podría guardar relación con el calentamiento del planeta, ya que los últimos veranos habían sido más cálidos de lo habitual y de algún modo este hecho podría haber influido en su formación.

Posteriormente se encontraron otros dos algo más pequeños y a juzgar por la tierra que había alrededor, parecía que eran fruto de una explosión subterránea, lo que aún despertó más el interés por saber qué ocurría. Ahora se han encontrado nuevos cráteres en Siberia y en la misma zona, se han confirmado siete, pero se baraja la posibilidad de que el número pueda llegar a 30 cráteres según datos recabados vía satélite. Es un hecho que preocupa y por ello, investigadores rusos quieren que se lleve a cabo una investigación con carácter urgente ya que estos cráteres pueden representar un peligro muy grave.

Estos cráteres son más grandes que los que se encontraron el año pasado, y aunque en las primeras investigaciones se examinó el interior de estos enormes agujeros para conocer su naturaleza, no se hallaron datos concretos, pero ahora cobra fuerza la teoría de que son el resultado del calentamiento que sufre Siberia. Las cavidades subterráneas están rellenas de gas que explota debido al aumento de las temperaturas, esa es la teoría de los geólogos, pero debe ser confirmada.

Hay otra cuestión sobre cómo se denominan, algunos investigadores empiezan a llamarlos embudos y no cráteres, la razón es que un cráter es el fruto de una explosión de superficie o el resultado de una colisión entre cuerpos celestes, por ello se están empezando a definir como “embudos”. Parece que de momento sólo tienen una pista, un grupo de personas de un pueblo cercano ha relatado que vieron la aparición de un cráter a lo lejos, aseguran haber visto un destello brillante y notaron como la tierra temblaba. De todos modos resulta extraño que los investigadores no hubieran colocado sismógrafos en la zona cuando encontraron los tres primeros cráteres o embudos.

El científico ruso Vasily Bogoyavlensky explica que posiblemente muchos de los pequeños lagos de la zona se produjeron por un proceso similar al que se está viviendo ahora. Sin embargo, en algunos de estos agujeros no se ha encontrado roca chamuscada tal y como debería ocurrir como consecuencia de una explosión. Seguramente y gracias a que se han intensificado las investigaciones, no tardaremos en conocer qué está produciendo los embudos y si realmente guarda relación con el calentamiento del planeta. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en The Siberian Times.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...