El Xiglú, la casa-iglú ecológica

Una empresa de carpintería de Almería ha diseñado el Xiglú, una casa ecológica en forma de iglú que utiliza la madera como principal material y la lana para el aislamiento.

Uno de los objetivos de la domótica, y cada vez más de la arquitectura, es permitir que las casas sean más ecológicas, que podamos ahorrar agua, electricidad o gas en cualquier época del año. De hecho, ya se han diseñado algunas casas inteligentes ecológicas, que se nutren de energías renovables, aunque el ejemplo del que hablaremos hoy nos toca más de cerca, porque lo han desarrollado en el Parque Científico-Tecnológico de Almería. Se trata del Xiglú, una casa ecológica en forma de iglú «muy versátil y adaptable».

Tan versátil es que se puede autoconstruir, transformar, personalizar, hacer más grande o más pequeña e incluso transportar. Según Javier Cejudo, uno de sus inventores, esto hace que se trate de una casa con «un triple balance económico, ecológico y social». Una de las ventajas de la casa es la poca energía que consume y se garantiza el aislamiento, para lo que «sólo hay que elegir la orientación adecuada al tipo de clima, un sistema de climatización apropiado y la cubierta adecuada», explica Cejudo.

A diferencia de lo que puedan pensar los más escépticos, el Xiglú cumple con todos los requisitos del código técnico de la edificación que hay en España, y los investigadores almerienses han contado como socios con el estudio de arquitectura Satt. Para diseñarlo se han tenido en cuenta el impacto que podía tener en relación con su entorno, con el diseño bioclimático, la gestión del agua, los materiales de bioconstrucción y la gestión de la energía. La madera se ha convertido en el gran protagonista, y la lana de oveja sirve para el aislamiento.

Cejudo explica que la madera es el material más sostenible para la construcción, porque es natural, renovable y se puede recuperar al final de su ciclo de vida; sin olvidar que no solo no produce dióxido de carbono, sino que lo reduce. La forma de iglú se explica por beneficios como que permite encerrar más espacio en la misma superficie, lo que se traduce en menos gastos de material y energía, se facilita mantener la temperatura y es la cubierta más estable ante las inclemencias meteorológicas.

El xiglú de Almería tiene 32 metros cuadrados y 6’4 de diámetro, donde pueden vivir cuatro personas, y cuenta con aseo, ducha, cocina y unos muebles y decoración diseñados para la ocasión. El invento ya está patentado y se vende, y se puede utilizar como vivienda principal o de fin de semana, para invitados, bungalow en un camping, refugio…

Fuente: Ecoticias

Imagen: captura de pantalla de www.xilacurve.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...