El peligro de la basura electrónica

La tecnología nos sorprende todos los días con nuevos avances. Celulares más modernos, laptop con nuevas funciones, LCD más grandes y con mejor definición, entre muchas más variantes electrónicas. Y, frente a cada avance tecnológico, las personas desean renovar sus viejos aparatos o electrodomésticos y sumarse a estos últimos avances. Pero ¿Qué se hace con los viejos electrodomésticos, celulares y el resto de la tecnología que queda obsoleta? El gran problema de la basura electrónica, la contaminación ambiental y el riesgo para la salud humana.

El peligro de la basura electrónica

La tecnología nos sorprende todos los días con nuevos avances. Celulares más modernos, laptop con nuevas funciones, LCD más grandes y con mejor definición, entre muchas más variantes electrónicas. Y, frente a cada avance tecnológico, las personas desean renovar sus viejos aparatos o electrodomésticos y sumarse a estos últimos avances.

Cuando esto pasa, ¿Qué se hace con los viejos electrodomésticos, celulares y el resto de la tecnología que queda obsoleta? Generalmente se tira y desecha como si fuese cualquier residuo, y esto lleva a varios problemas ambientales.

De ningún modo esta basura electrónica se asemeja a otros residuos. Se debe proceder a un tratamiento diferente con todo lo que es electrónico. Caso contrario, la contaminación esta a la orden del día.


Toneladas y toneladas de basura electrónica se desechan en los distintos países del mundo. En algunos, hay procedimientos más claros para tratar este tipo de basura y en otros, en cambio, se desechan como si se tirara un envoltorio cualquiera.

El grave problema de no tener procedimientos específicos para la basura electrónica es que, amén de ser un problema ambiental, es un riesgo para la salud humana, ya que estos equipos y aparatos contienen metales pesados, como el plomo, el mercurio, el cadmio y el níquel.

Es más, si estos equipos que contienen metales peligrosos, se depositan en basureros comunes, los fenómenos meteorológicos pueden agravar la situación. Tanto la lluvia como el viento, por ejemplo, pueden disolver y dispersar los elementos tóxicos de los aparatos electrónicos, generando una mayor contaminación e incluso afectación de los suelos.

Tampoco se puede incinerar como se hace con otro tipo de residuos, ya que esta práctica implicaría la liberación de gases muy tóxicos que podrían afectar seriamente a las personas que estén en las cercanías de la zona de incineración.

Una de las soluciones a este tema, viene acompañada de la creación de empleos. Se debe a que exista en todos los países procedimientos especiales para tratar y reciclar la basura electrónica.

Para una idea más clara de este problema mundial, os cuento que México solo genera alrededor de 300.000 toneladas de basura electrónica por año. Una cifra muy alta que si no es bien tratada conlleva grandes y graves problemas ambientales y saludables.

Al ser el avance tecnológico algo que no puede evitarse, debemos acompañar este avance con reglamentos claros para que su producción sea lo más sana posible, como también para que la basura de este tipo sea bien tratada y no se convierta en un problema con el cual sufrimos todos.

Foto: Basura electrónica por Manuelfloresv en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...