El impuesto nuclear catalán es inconstitucional

El Consejo de Garantías Estatutarias considera inconstitucional el impuesto a la producción nuclear catalán, ya que es muy parecido al impuesto español.

Nuevo varapalo legal a una propuesta de la Generalitat Catalunya. Artur Mas no podrá aplicar el impuesto sobre la producción termonuclear, uno de los tres impuestos verdes que anunció nada más volver de vacaciones el pasado verano porque según el Consejo de Garantías Estatutarias es un impuesto muy similar al que aplica el Gobierno central por lo que implicaría «una doble imposición». De esta forma el impuesto nuclear es inconstitucional y Catalunya se quedará sin los 43’2 millones que pretendía recaudar.

En su veredicto, el Consejo de Garantías Estatutarias explica que cada comunidad autónoma puede crear impuestos en los ámbitos donde el Estado no lo haya hecho. En el caso del impuesto nuclear catalán, al compararlo con el español, el Consejo encontró un “parecido sustantivo” ya que el gravamen recae sobre la producción de energía eléctrica. Según la resolución, tampoco se demuestra que el impuesto tenga fines ambientales, por lo que «no se puede diferenciar claramente» el impuesto que introdujo Catalunya y el que existía previamente.

La similitud entre ambos impuestos es el único problema que ha encontrado el Consejo de Garantías Estatutarias, ya que el resto de artículos del proyecto de ley catalán si que encajan con la Constitución. La resolución fue aprobada por unanimidad, y desde el Partido Popular catalán no tardaron en pedir a la Generalitat que retire el impuesto nuclear. El diputado Santi Rodríguez no dudo en afirmar que por culpa de este impuesto los catalanes pagan la luz más cara que el resto de consumidores españoles.

La decisión del Consejo de Garantías Estatutarias supone un duro golpe para las arcas catalanas, ya que si bien los tres impuestos verdes que presentó Mas con el apoyo de ERC debían servir para recaudar 49’1 millones de euros, el impuesto nuclear representaba el 88% de las previsiones de ingresos de la Generalitat gracias a estos tres tributos ambientales. Ahora, solo recaudará los impuestos sobre vuelos comerciales y emisiones de gases.

Según lo acordado por CiU y Esquerra, las productores termonuleares de energía eléctrica deberían pagar un gravamen de 0’0018 euros por kilowatio/hora. El impuesto que se introdujo sobre la aviación comercial también guarda similitudes con uno de la Unión Europea que implicaba el uso de un sistema de comercio de emisiones de CO2 en los vuelos que aterrizasen o despegasen de un aeropuerto de la Unión Europea, sin importar el origen de la aerolínea.

Vía: El País

Foto: Jason Hickey

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...