El Gobierno de Cataluña ha impuesto una sanción a Repsol por el vertido de nafta en los acuíferos de Tarragona

El departamento de Territorio y Sostenibilidad del Gobierno de Cataluña ha castigado con una sanción de 500.000 euros a Repsol por el vertido de 6.000 toneladas de nafta el pasado año en la petrolera de La Pobla de Mafumet (Tarragona), suceso que contaminó los acuíferos de la zona.

logo repsol

Vila, en una reunión parlamentaria, explicó el 27 de junio que el departamento de Territorio ha cerrado por fin el expediente sancionador que abrió por la quebrantación grave de la Ley de Aguas a cargo de Repsol, en el que se imputaba una multa de entre 500.000 y un millón de euros a la compañía sancionada. Elo objetivo del Gobierno de Cataluña según Vila, es sancionar a Repsol con una multa “ejemplar” que al final se ha determinado en medio millón de euros.

Josep Bertrán, portavoz responsable de la petrolera en Tarragona, ha anunciado que aún no les consta que el Gobierno les haya sancionado por la catástrofe, pero que pretenden estudiar todos los datos del suceso y presentar alegaciones.

Según éste, el Gobierno solo les notificó una propuesta de sanción dándoles la opción de alegar la multa, pero que no les ha anunciado el veredicto final de que ésta se haya hecho efectiva, por lo que supuestamente aún no están sancionados y ha dejado claro que: “cuando nos comuniquen que la sanción se ha hecho efectiva, supongo que tendremos un periodo de tiempo para estudiarla y presentar nuestras alegaciones, que seguro que presentaremos”.

Repsol, en octubre del año pasado, hizo saber a la Agencia Catalana del Agua (ACA) que había detectado hidrocarburos en un piezómetro y que comenzaría enseguida a analizar la causa y a estudiar las medidas descontaminantes más oportunas. El mes siguiente, el jefe de Calidad y Medio Ambiente de la petrolera comunicó a la Generalitat que el origen se debía a una fuga puntual de nafta que solucionaría pronto.

Ante las consecuencias, Vila detectó que el vertido se había generado por un agujero de 18 milímetros de diámetro, provocado por la oxidación de una tubería soterrada, y que había provocado daños a los acuíferos y aguas subterráneas de los alrededores, desastre que Repsol asegura que la fuga ya está controlada y recogida y que en poco tiempo no quedará rastro de ella.

Desde que el suceso, el ACA analiza las aguas de los ríos, minas y pozos del área afectada e inspecciona la actividades de reparación que está llevando a cabo Repsol Petróleo SA. Además, ACA, ha garantizado que Repsol está comprometida con la causa y que el agua suministrada esta en perfecta situación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...